Ecija

Alegría entre los vecinos de las casas compradas por el Ayuntamiento de Écija: “Estamos contentísimos. No nos iremos a la calle”

Viernes, 27 Noviembre 2020 15:24 Redaccion 
El Consistorio recupera 17 viviendas de la calle Villarreal pertenecientes a una sociedad local desaparecida 
Alegría entre los vecinos de las casas compradas por el Ayuntamiento de Écija: “Estamos contentísimos. No nos iremos a la calle”
El Ayuntamiento de Écija ha firmado la compra de 17 viviendas pertenecientes a la antigua sociedad municipal Sedesa, declarada en quiebra, cuya situación jurídica ha generado mucha preocupación e incertidumbre entre los vecinos por el temor a que sus casas, de alquiler social, cayeran en manos privadas y cambiaran las condiciones del arrendamiento. Son familias con menos recursos. El Consistorio asegura que hará lo mismo con el resto de viviendas, más de 300, afectadas por la liquidaciones de empresas locales con deudas.
 
El Consistorio recupera así la propiedad de estas casas situadas en la calle Villarreal de la localidad donde viven en alquiler vecinos desde hace décadas. Las ha comprado por unos 260.000 euros al Instituto de Crédito Oficial, que previamente las había adquirido y tras un acuerdo alcanzado con el Ayuntamiento.
 
El alcalde de Écija, David García Ostos, asegura que esta operación anticipa otras similares para que vuelvan a propiedad pública municipal decenas casas de sociedades municipales desaparecidas y en quiebra.
 
Teresa Gómez vive en una de las viviendas de la calle Villarreal desde hace 20 años. Asegura sentirse "muy contenta" como el resto de vecinos por la compra de las casas por parte del Ayuntamiento, porque les da tranquilidad, sin el miedo a que un fondo buitre las adquiriera y se tuvieran que marcha por no poder pagar el alquiler. Valora la gestión del actual gobierno local en este problema, a pesar de su complejidad. En su caso, está interesada en adquirir el piso.  
 
Entre las viviendas afectadas por la extinción de Sedesa se encuentran 91 casas de la barriada de La Alcarrachela. José Carmona, presidente de la comunidad de vecinos, espera que se despeje pronto el futuro para las familias que viven en estas viviendas, por las que pagan un alquiler de unos 80 euros. Confía en que se mantenga el carácter público y social, y evitar así que algún privado especule.
 
Para más de 300 viviendas de cinco fases de promociones de la antigua Empresa Municipal de Urbanismo (EMU), el Ayuntamiento se ha subrogado en los préstamos del ICO para evitar su salida a subasta pública.