Puente Genil

Puente Genil atiende a 42 menores por maltrato y situaciones de riesgo

Martes, 09 Mayo 2017 20:34 Redaccion 
Los servicios sociales alertan de una evolución preocupante del maltrato infantil
Junta de Andalucía Junta de Andalucía
Los servicios sociales en el Ayuntamiento de Puente Genil alertan de un problema que está llegando a un nivel preocupante: el maltrato infantil. El equipo de tratamiento familiar atiende en este momento a 42 menores de 22 familias por una situación de riesgo.
 
La concejala de Servicios Sociales, Pepa Ramos, advierte que estos niños “están en una situación bastante complicada con una evolución del maltrato infantil que hay que tener en cuenta”.
 
La edil admite que es nescesario evaluar la intervención social y estudiar de qué manera se puede actuar desde las administraciones para mejorar la respuesta a este problema.

El Ayuntamiento trabaja en coordinación con la Junta de Andalucía, a través del programa VALÓRAME. A través de este plan, los trabajadores sociales miden la gravedad de situaciones de riesgo, desamparo y desprotección de menores, para así actuar.


Adulto, mayor de 45 años, con experiencia laboral pero muy poca formación, el nuevo perfil que recurre a servicios sociales
 
Por otra parte,  el perfil de usuario de los servicios sociales ha cambiado radicalmente con la crisis. El Ayuntamiento de Puente Genil ha hecho balance del programa de ayuda familiar que pone en marcha  y como conclusión destaca que cada vez más demandan recursos personas adultas, que antes de la recesión económica tenían un empleo y que ahora tienen muchas dificultades para entrar en el circuito laboral, entre otros motivos, por la falta de formación.
 
El Consistorio desarrolla un programa de empleo ligado a la formación. En lo que va de año se han generado 116 contratos, de entre uno y tres meses de duración. Además, se han resuelto 67 expedientes favorables.

La crisis ha cambiado el perfil de usuarios que demandan recursos, apoyo y formación a los servicios sociales municipales. Se ha pasado de un perfil de persona dependiente de la ayuda social, con una situación de vulnerabilidad crónica, a usuarios que sufren las consecuencias de la crisis, con poca formación pero con experiencia laboral,  de años.
 
El Programa de Ayuda Familiar es un plan de intervención para generar empleo ligado a la formación y que va muy dirigido al colectivo de parados de larga duración, adultos y que tienen muy poca cualificación. Por ello, para este grupo, los contratos alcanzan los tres meses.
 
Pero la demanda es mucho mayor. En este 2017 se han presentado 1.070 solicitudes para este programa.