Lucena

La nueva campaña en la Cueva del Ángel se centra en hallar fósiles humanos neandertales

Lunes, 03 Julio 2017 17:33 Redaccion 
Un grupo de 20 voluntarios -españoles, británicos, chinos y estadounidenses- se han desplazado hasta Lucena
La nueva campaña en la Cueva del Ángel se centra en hallar fósiles humanos neandertales
Al apreciar un “potencial de investigación impresionante”, afirmación que reitera Cecilio Barroso, director del proyecto arqueológico en la sima y en la cueva del ángel de Lucena, enfatiza que “tenemos que saber aprovechar lo que tenemos”.

Desde este lunes 3 de julio, se reanudan los trabajos de excavación arqueológica, que proseguirán hasta el final de mes. En este año continúan los trabajos iniciados durante el último verano puesto que aun es válida la autorización emitida por la Junta de Andalucía.

Barroso, doctor en Paleontología, Geología y Prehistoria por el Museo Nacional de Historia Natural de París, exponía a SER Lucena que este yacimiento contiene “unos rellenos que tienen pendientes de 45 grados”. Mediante tomografías geológicas efectuadas en este año, se han advertido profundidades de entre siete y nueve metros, pretendiéndose, en este momento de la investigación, adentrarse hasta la base, “para ver si se cumple la hipótesis que tenemos desde hace años y que señala que la sima servía como un osario de los preneandertales que vivían en la cueva”. Esta suposición apunta a que “los habitantes, durante miles y miles de años, se desprendían de los restos humanos, arrojándolos a sima, a través de unos orificios de la covacha”. Si se comprobara y confirmara todo lo anterior, “tenemos la esperanza, con el sondeo que realizamos, de localizar fósiles humanos neandertales, de entre 200.000, 300.000 y 400.000 años”.

La Fundación Instituto de Investigación de Prehistoria y Evolución Humana ha becado a 20 voluntarios –provenientes de muy diferentes puntos de España y, también, de Gran Bretaña, Estados Unidos y China- para practicar labores en el yacimiento y, en una segunda fase, en el mes de agosto, cribar y triar los materiales y, finalmente, desempeñarse en el laboratorio, desarrollando tareas de conservación restauración y siglado.

La cueva del ángel es un yacimiento excepcional en la península ibérica con hábitat achelense con numerosos restos paleontológicos y líticos. Y, además, la sima contiene restos humanos calcolíticos y neolíticos propios de ceremonias rituales.

En el transcurso de dos semanas, hace doce meses, se encontraron 1.500 restos humanos en la sima por lo que, presagia Cecilio Barroso, “calculamos que podemos superar esa cifra con creces, con las cuatro semanas que quedan todavía de trabajo”. El responsable máximo de la excavación manifiesta que “seguimos trabajando por el patrimonio de Lucena, para incrementar las colecciones de huesos humanos que surgen en la sima y para tener un conocimiento mayor de las poblaciones neolíticas y calcolítícas de Lucena”. Asimismo, todo ello “sirve para sacar estudios genéticos de las poblaciones antiguas”.

En un período inicial de la excavación, reanudada desde hoy, se analiza “el ritual asociado a la muerte, de los primeros agricultores que vivieron en Lucena, en torno a 5.000 años antes de Cristo, y los primeros metalúrgicos, y fundidores del cobre que creaban esta industria”, relata Barroso que concluye que “los huesos son muy importante porque determinan los rituales que se asocian a la Prehistoria reciente y, sobre todo, gran parte de ellos conservan el ADN más antiguo meridional que se conoce en Europa, que es el de la Cueva del Ángel”.