Ecija

Piden explicaciones en Écija por el abandono de un gran fuste de la época romana a la orilla del río Genil

Martes, 28 Mayo 2024 12:52 Redaccion 
IU-Podemos reclama su traslado a un sitio adecuado y que intervenga Patrimonio de la Junta
Piden explicaciones en Écija por el abandono de un gran fuste de la época romana a la orilla del río Genil
El grupo municipal de Izquierda Unida-Podemos en el Ayuntamiento de Écija ha preguntado en el pleno municipal por las gestiones que se están haciendo para preservar el enorme fuste de granito de una posible columna romana del siglo I que se halló durante las excavaciones en la Plaza de España en el año 2007. La pieza se encuentra a orillas del río Genil, donde se han producido en ocasiones incendios. La confluencia de izquierdas se hace eco nuevamente de la iniciativa ciudadana, respaldada a través de 150 vecinos en el año 2022, solicitando al Ayuntamiento de Écija que trabaje con Patrimonio de la Junta de Andalucía para emplazar este resto arqueológico en un sitio adecuado. Así lo ha defendido Eligio García, portavoz de la confluencia de izquierdas.
 
La alcaldesa de Écija, Silvia Heredia, asegura que se ha encargado a los técnicos municipales que estudien el asunto y la viabilidad de un traslado hacia otro emplazamiento. Añade que se ha puesto en conocimiento a la Consejería competente, aunque de momento no tienen noticias.
 
El colectivo ciudadano que promueve la conservación de esta gran pieza, de cerca de seis metros de longitud, defiende que este fuste, posiblemente romano, constituye un ·resto arqueológico de gran interés·, por su propia naturaleza y dimensiones -columna inacabada de granito-, por la “importancia histórica del lugar donde fue hallado, y por servir de testimonio para documentar los procesos de creación de aquellos monumentos romanos”. En consecuencia, señala, se trata de “una parte integrante del patrimonio arqueológico andaluz que requiere unas condiciones adecuadas que garanticen su protección, conservación y difusión de sus valores patrimoniales”.
 
Un informe del arquitecto municipal fechadoen 2012 describe así la pieza: “Se trata de un bloque de granito de forma originalmente cilíndrica, de 0,92 m de diámetro y 5,80 m de longitud. Sus características morfológicas, la forma que presenta uno de sus extremos y el hecho de haber recibido un tratamiento de somero desbastado en su superficie, apuntan a que se trataba de una pieza en bruto destinada a convertirse en un fuste de columna de granito. Por alguna razón, no fue necesario el uso de este material constructivo, que quedó enterrado junto a la base del flanco oriental del podio del templo augusteo. El contexto arqueológico apunta a una cronología para su enterramiento en el último tercio del siglo I d.C., en época Flavia”.  Añade que, en líneas generales, “el estado de conservación de la pieza es bueno, siempre teniendo en cuenta que se trata de un bloque de granito en bruto, aunque sería necesario realizar un nuevo tratamiento de consolidación en la parte dañada por la excavación”, así como “proceder a la limpieza de vegetación del entorno inmediato de la pieza”.
 
En ese informe se indica que el traslado de este gran bloque de granito a otra ubicación sería “técnicamente complejo y económicamente costoso”, y se emplaza a la Consejería competente en materia de patrimonio histórico, para que, con su superior criterio, determine la necesidad o no de su cambio de ubicación y, en su caso, establezca la Administración que se debería hacer cargo de los costes derivados de la operación.