Deportes

Desde dentro: así vivimos la victoria de Los Puntos en el Pablo Borrego

Viernes, 23 Febrero 2024 19:00 Redaccion 
El encuentro terminó con un emocionante 3 a 2 a favor de los locales
Dani Quintana: "teníamos ganas de ganarle a un rival de renombre como Cañada"
Desde dentro: así vivimos la victoria de Los Puntos en el Pablo Borrego
La emoción podía notarse en el ambiente, y es que la ocasión lo merecía. Puede que algunos creyeran que un jueves por la noche en Gilena el fútbol sala podía pasar desapercibido, pero el ambiente que pudimos vivir en el Pablo Borrego fue el esperado para una de las grandes citas deportivas de la jornada. Ya en el calentamiento veíamos el reencuentro de José Delis y Jesús Tirado con la que un día fue su afición, y con sus ex compañeros, en varios gestos deportivos que nos demostraban el significado del deporte más allá de la competición. 

(Podrás revivir los momentos destacados del partido a partir del minuto 14´40")



Aplausos, arenga y pitido inicial en el Pablo Borrego. Desde el comienzo, ambos conjuntos demostraron que no venían a especular con el resultado, ni a tantearse. Era un duelo trascendental y los tres puntos eran más vitales que nunca para ambas escuadras, que salieron en tromba sin demasiado acierto. El gol parecía no llegar y mi compañero de la noche, Jose David Carvajal, delegado de campo de CD Puntos Suspensivos, no escondía su nerviosismo. "Estamos siendo mejores, Dani" me decía el joven gilenense, mientras el jugador local, Pino, se topaba con el palo hasta por dos ocasiones. 

Tras una de sus genialidades, a las que ya nos tiene acostumbrados, Pedro Manuel Pozo, Pedrillo, abría la lata para los locales, que estallaban de júbilo, conocedores de la buena labor defensiva que venía haciendo el ADYO Cañada. Tres minutos faltaban para la primera parte y, pese a los intentos de los chicos de Miguel Ángel García de empatar la contienda, el marcador no se movería. Los locales se iban al vestuario con ventaja, pero los rojos no habían dicho aún su última palabra

Parecía que había mucho por corregir y es que tanto Óscar Reina, que cumplió el rol de entrenador del CD Puntos Suspensivos, como Miguel Ángel García, no sacaron a su equipo hasta que no se agotaron los segundos en el marcador. Todos eran conscientes de que el más mínimo detalle sería el que marcara la diferencia. 

Ya en la segunda mitad, los nervios de mi compañero se fueron acrecentando. Manos temblorosas, sensación de frío en el cuerpo e incomodidad en el asiento eran los síntomas con los que Jose David afrontaba los que, para él, fueron: "los 20 minutos más largos de la temporada". 

Los rojos parecían encontrar más equilibrio al inicio del segundo tramo, con acercamientos muy peligrosos que el guardameta local, "Jerry", solventaba con seguridad. Tras la destacable actuación de Rafa Esteban durante el primer tiempo, el portero suplente también demostró su fiablidad bajo palos. Todo ello sin desmerecer la labor de Jesús Tirado y Alejandro Carmona, los guardametas visitantes, que dieron una magnifica salida de balón a los rojos, provocando serios problemas a los azules en la desventaja numérica. 

A falta de seis minutos para el final, los visitantes lograron el gol del empate tras el rechace en un disparo lejano que termina en los pies de un, siempre bien colocado, José Ángel López, que la esperaba ansioso en el segundo palo. El partido estaba igualado, pero parecía que Cañada había golpeado mucho más fuerte en lo anímico. Es ahí donde aparece la decisión que cambiaría el partido. Sorprendentemente, Óscar Reina pide tiempo muerto, sin motivos aparantes, y saca la pizarra para jugársela con portero jugador a falta de tres minutos para el final. 

Dicen que quien no arriesga no gana, y esta vez, la moneda salió del lado azul. En la primera jugada tras el tiempo muerto, Jesús Ramos lograba batir la meta visitante con un gol que ponía, de nuevo patas arriba el Pablo Borrego. Jose David, inquieto desde el inicio, no pudo aguantar la emoción, y cerca estuvo de salir a la cancha a celebrarlo con los propios jugadores. 

En desventaja, y con un Pablo Borrego entregado, ADYO Cañada respondió con su quinto jugador, pero fue el MVP del partido, Pino, quien logró el tercer tanto para CD Puntos Suspensivos. La ventaja local era de dos goles, pero los rojos seguían percutiendo contra la meta rival, hasta que José Ángel López, bigoleador de la jornada para Cañada, le puso picante al final del encuentro con un nuevo tanto. 

La última fue para los rojos, que se chocaron contra la defensa gilenense tras su ataque a la desesperada. Reloj a cero, toque de bocina, silbato de los colegiados y final del partido en el Pablo Borrego. Los tres puntos que se quedan en el feudo gilenense, colocando a los chicos de Dani Quintana en la quinta posición. ADYO Cañada del Rosal, que desarrolló muy buen futsal, y demostró los motivos por los que es uno de los equipos punteros de la competición, se marchó de Gilena sin puntos, pero con la segunda plaza fuera de peligro.