Deportes

Y el sueño se hizo realidad: Histórico ascenso del Antequera C.F. a Segunda RFEF

Domingo, 06 Junio 2021 23:47 Redaccion 
El conjunto de Aybar vence al At. Malagueño y logra el salto de categoría
Y el sueño se hizo realidad: Histórico ascenso del Antequera C.F. a Segunda RFEF
Trece años después, el Antequera C.F. vuelve a lograr el ascenso desde Tercera División. El conjunto de José Jesús Aybar se ha impuesto este domingo al Atlético Malagueño por 1-0 en la gran final del playoff y ha logrado el último billete para jugar la próxima temporada en la nueva Segunda RFEF.

Con un ambiente espectacular en las gradas de El Maulí (2.000 espectadores por las limitaciones de aforo debido a la pandemia), el equipo de la ciudad de los Dólmenes ha vuelto a firmar una noche memorable imponiéndose al filial del Málaga con un gol de Crespo en los segundos finales de la segunda parte de la prórroga. Como todo ascenso histórico, y como ocurrió en la tarde frente al Caravaca, había que tirar de épica.

El encuentro fue intenso, duro, disputado e igualado. Aunque fue el Atlético Malagueño el que llevó más la iniciativa, las ocasiones fueron más bien escasas, tanto en una portería como en otra. El Antequera hizo de manera magistral su trabajo evitando que el rival jugara con comodidad y sobre todo que encontrara espacios que atacar.

Uno de los momentos clave llegó con el tiempo reglamentario prácticamente cumplido y con una prodigiosa mano de Iván Moreno que evitaba el tanto visitante y que mandaba el choque a la prórroga. Con el cansancio haciendo mella en unos y otros, el crono avanzaba obligando al Malagueño a asumir más riesgos. Fue ahí cuando el Antequera aprovechó una de las pocas que tuvo, casi ya sobre la bocina, en una vertiginosa contra que Crespo terminó mandando al fondo de las mallas. Un tanto que valía un ascenso.

La celebración se afeó con una trifulca en torno al banquillo visitante y que el colegiado resolvió con un carrusel de tarjetas rojas, pero la fiesta en El Maulí no había hecho más que comenzar. Con el pitido final del árbitro, el júbilo se apoderó de las gradas y del césped. El sueño de un equipo y de una ciudad se había hecho realidad.