Priego de Córdoba

Otorgada la autorización ambiental a la ejecución de la variante de Las Angosturas en Priego de Córdoba

Jueves, 28 Enero 2021 11:42 Redaccion 
El siguiente trámite es la licitación de la ejecución de una obra que rebasa los 12 millones de euros
Actual carretera de Las Angosturas. Actual carretera de Las Angosturas.
Resuelta favorablemente la autorización ambiental del proyecto de ejecución de la variante de Las Angosturas en Priego de Córdoba. Es el último trámite anterior a la licitación de la obra de una carretera de 5,6 kilómetros que sustituirá el trazado sinuoso de la A-333.

Este trazado es una demanda del Ayuntamiento que se remonta al año 1977. La nueva infraestructura viaria, de 5,6 kilómetros, discurrirá en paralelo a la carretera actual y sorteará un trayecto peligroso, estrecho y repleto de curvas.

El presupuesto inicial supera los 12,6 millones y el plazo de desarrollo de la intervención se estipula en 24 meses.

La alcaldesa, María Luisa Ceballos, expresa su sobresaliente satisfacción por este nuevo avance y recuerda que este entorno constituye la única conexión con la carretera de Madrid y la arteria Córdoba-Badajoz. Además, apunta que Priego de Córdoba carece de una vía de comunicación de alta capacidad, generándose colapsos, por ejemplo, en las zonas industriales.

La regidora expone que “tanto los vecinos de Castil de Campos, Campo-Nubes, Fuente Tójar y Zamoranos tienen que ir y venir a Priego por este entorno, así como el transporte escolar en unas condiciones de seguridad bastante difíciles”.

Así, muestra su gratitud a la Junta, en sus áreas de Fomento y Desarrollo Sostenible, “por el enorme trabajo en esta zona y el impulso que se le ha dado”.

A continuación, añade Ceballos, “comenzamos ese trámite último, que rezamos todos los prieguenses y habitantes de la comarca que es la licitación de la carretera” para que “por fin finalicemos esta primera parte del gran embudo que sigue teniendo Priego en infraestructuras”.

Esta obra se planificó hace ya 15 años aunque ha adolecido de retrasos continuos. En 2006, la Junta ya concedió una declaración de impacto ambiental, pero, finalmente, caducó.