Almedinilla

Un vertido ilegal de tinte para pintura mancha de azul el Río Caicena de Almedinilla

Jueves, 03 Diciembre 2020 08:03 Redaccion 
El Ayuntamiento investiga a distintas empresas del polígono industrial
Tinte azul expandido en el curso del río. Tinte azul expandido en el curso del río.
Un nuevo vertido ha contaminado el cauce del Río Caicena de Almedinilla. Durante la mañana del pasado lunes, un vecino observó un tinte de color azul expandido entre el agua. El Ayuntamiento, de oficio, investiga este episodio cuyo origen se fija en el polígono industrial.

A finales de abril, otro vertido irregular, que contenía un producto químico, se arrojó a la red general de saneamiento. Ante este suceso, el Ayuntamiento instaló dispositivos en las arquetas que examinan y localizan la procedencia de sustancias anómalas en los conductos municipales.

En unos pocos minutos, el tinte se diluyó entre el agua y desapareció, aunque la rápida actuación ha permitido extraer muestras.

Ahora, desde el Consistorio, responsable de la infraestructura afectada, indagan en algunas empresas de la zona industrial.

Jaime Castillo, alcalde de Almedinilla, ha indicado que “como había pasado hace meses, con otro tipo de vertido diferentes, sí teníamos dispositivos en las arquetas y podemos localizar la zona desde donde viene, desde el polígono industrial, desde un núcleo de parcelas, no podemos todavía definirlo”.

Apunta Castillo que “es un tinte que se usa tanto para colorear pinturas, para diferentes motivos, no vamos a decir usos, pero es un tinte de pintura, si es verdad que hay diferentes empresas que usan pintura en la zona”.

Por las primeras indagaciones, sostiene que “es totalmente intencionado, no es un escape, si no se hubiera hecho a la red de desagües”. Finalmente, aclara que “las redes en el punto último, se conectan las dos en uno, al no existir una depuradora, ese vertido, después de atravesar el pueblo, llega al río, si es verdad que al venir más agua luego se diluye, fue cuestión de unos minutos”.

El Ayuntamiento ya estudia colocar analizadores sectorizados del agua que focalicen en cada parcela los hipotéticos vertidos ilegales. Al carecer de EDAR, el agua transcurre hasta el río sin ningún tratamiento previo.