Lucena

El alcalde de Lucena considera "proporcionado" el cierre perimetral y llama a "evitar" reuniones familiares

Domingo, 17 Enero 2021 17:46 Redaccion 
Desde este domingo, Lucena inicia un nuevo cierre perimetral por rebasar los 500 casos por 100.000 habitantes
Paseo del Coso, este fin de semana en Lucena. Paseo del Coso, este fin de semana en Lucena.

Segundo cierre perimetral de Lucena en la pandemia del covid-19. Los elevados índices de transmisión del virus en el área sanitaria sur de Córdoba originaron, a final de octubre, un primer bloqueo del término municipal prolongado durante más de un mes. La incidencia particular de la localidad, imparable por encima de los 500 casos por 100.00 habitantes, provoca que, desde este domingo, queden prohibidas, salvo causas de fuerza mayor, las salidas y entradas a esta población.

Lucena acumula, a fecha del último viernes, 565 positivos en el indicador de referencia. Una cifra, afirman distintas fuentes, que, previsiblemente, se incrementará de manera galopante en las próximas jornadas. Probablemente, este parámetro sobrepase, nuevamente, el millar, empinándose hasta las estadísticas notificadas en septiembre, los peores constatados en la localidad durante la pandemia.

En la última semana y media, confirman las mismas fuentes, próximas a sanitarios del SAS, los contagios, diarios, detectados en Lucena, ascienden a medio centenar, practicándose una media de 150 pruebas PCR cada 24 horas. De estos análisis, un 35% concluye con resultados positivos. Desde el día 5 de enero, los infectados se han multiplicado por cinco.

La hostelería y el comercio no esencial han de concluir su jornada a las 18:00 horas y las reuniones se limitan a cuatro personas. El toque de queda se estabiliza en las 22:00 horas. El alcalde, Juan Pérez, habla de “medidas proporcionadas” por “los datos que presentamos en estos momentos y que resultan del todo preocupantes”.

Una intensificación de la expansión del coronavirus, prosigue el regidor socialista, “que nos obliga a mantenernos en alerta permanente”.

Transmite “un mensaje de ánimo” para quienes desarrollan su oficio en los sectores más afectados, como bares, restaurantes y comercios. Una vez más, reclama “responsabilidad individual y colectiva” y solicita “el estricto cumplimiento de las medidas higiénico sanitarias, prudencia en la movilidad y máxima cautela en encuentros familiares y sociales, respetando en todo momento las instrucciones marcadas y evitándolos siempre que sea posible”.

Finalmente, apunta que “la fatiga pandémica o el cansancio” son circunstancias y elementos que “no nos pueden hacer bajar la guardia”.