Córdoba

Aulas vacías en Moriles, Aguilar de la Frontera y Priego por una educación segura

Jueves, 10 Septiembre 2020 14:04 Redaccion 
Las ampas de varios centros del sur de Córdoba exigen bajadas de ratio y más personal docente
Puerta del colegio García de Leániz en Moriles. Puerta del colegio García de Leániz en Moriles.
La denegación de la petición de aplazar el inicio del curso, solicitada por varios municipios, ante la elevada expansión del coronavirus; y la diversas protestas de las ampas, que en, al menos, tres localidades, han decidido renunciar a llevar a sus hijos a clase, define el arranque de la actividad lectiva en el sur de Córdoba.

En torno a las ocho y media de la tarde de este miércoles, es decir, menos de doce horas antes de la apertura de las clases, la delegación territorial de Educación, a través de un correo electrónico genérico enviado por el secretario general provincial, comunicaba a municipios como Lucena, Palenciana, Montalbán, La Rambla o Encinas Reales, la denegación de las respectivas propuestas que planteaban atrasar el retorno a las aulas.

En el texto, de solo unas líneas y al que ha tenido acceso SER Andalucía Centro, la Junta señala que el curso se iniciará como estaba previsto, salvo indicación en contrario de las autoridades sanitarias.

Así las cosas, inicio conjunto del curso, aunque alumnos de varios municipios no accederán a los centros educativos.

Si ya anunciábamos que el ampa del García de Leániz, en Moriles, emplaza a los padres a situar este jueves las mochilas de los alumnos de Infantil en la puerta del colegio, denunciando, así, la supresión de dos líneas, en los tramos de 3 y 4 años y la consiguiente reducción de maestros de apoyo, las familias del Cristóbal Luque Onieva de Priego de Córdoba han protagonizado una cacerolada y sus niños tampoco entrarán al centro.

Paqui Henares, presidenta del ampa Haza Luna, relata que “están las clases y aulas matinales masificadas y se rompe el protocolo que se haya adoptado en todo el día” puesto que “cuando suena la campana, a las nueve de  la mañana, van a asistir cada uno a su clase”.

Insiste en denunciar que “tenemos un aula matinal con más de 60 niños, para dos monitores, es de locos, tanto en el aula matinal, como en el comedor, por muy organizado que esté, eso ya está roto desde la mañana, se juegan la salud de las familias, no sólo de los alumnos o los docentes,e s la familia”.

En Aguilar de la Frontera, las ampas de los colegios Alonso de Aguilar y Doña María Coronel, en una movilización coordinada que exige la protección de la salud escolar, promueven dejar las aulas vacías, hoy y mañana. Además, las familias mostrarán en los balcones de sus casas las mochilas de sus hijos y se congregarán en la puerta de los centros y colocarán carteles con mensajes reivindicativos.

Rocío Zurera, presidenta del ampa del Alonso de Aguilar, afirma que “tenemos 400 alumnos, la media de alumnos por clase está en torno a 25, entonces, consideramos la necesidad de mayor número de docentes, es imposible desdoblar la clase si no tenemos docente para ello, es lo primordial”.

Puntualiza que “hemos tenido total apoyo del Ayuntamiento, nos han ofrecido todas las instalaciones que están a su disposición, pero no se pueden adecuar si no tenemos personal para ello”.

Entre las demandas comunes, reclamadas por las ampas, figuran, una disminución de la ratio que propicie una distancia de seguridad oportuna; la presencia de sanitarios especializados en los centros; la incorporación inmediata de docentes; o la proporción de información precisa y fluida.