Osuna

La finca de Las Turquillas duplica la superficie de cultivos aromáticos y medicinales

Jueves, 18 Mayo 2017 17:28 Redaccion 
Unos 100 productores y expertos participan en Osuna en unas jornadas sobre este sector agrario
La finca de Las Turquillas duplica la superficie de cultivos aromáticos y medicinales
Un centenar de productores y expertos en plantas aromáticas y medicinales de España participan hasta este viernes en la Escuela Universitaria de Osuna en las terceras jornadas técnicas sobre este sector agrario. Se ha puesto de modelo la finca de Las Turquillas, donde se están investigando las posibilidades de la moringa y además se van a cultivar hasta cuatro hectáreas de plantas aromáticas y medicinales, supone el doble de superficie que en la actualidad.  
 
El trabajo en Las Turquillas en Osuna, donde el año pasado se produjeron unos 4.600 kilos de plantas aromáticas y medicinales, se ha puesto como ejemplo en estas jornadas técnicas sobre el potencial de este sector agrario. Andalucía concentra el 80% de algunos cultivos, como el anís y las plantas de condimentación, y en la comarca, destaca también la zona de Marchena. Así lo ha explicado Abelardo Carrillo, presidente de ANIPAM, la asociación que aglutina a unos 70 de los 130 productores de este sector en el país.
 
Se venderán hasta 3.000 kilos de romero fresco a Dinamarca


En Las Turquillas, la finca cedida por el Ministerio de Defensa para la agricultura ecológica, se cultivan varias plantas: el romero, el tomillo, la lavanda, además de la hierbabuena. Se han adaptado bien a la biodiversidad, y este año por primera vez se van a vender entre 2.000 y 3.000 kilos de romero fresco a Dinamarca. Además, en esta finca se lleva a cabo un proyecto novedoso desde el año pasado: se trata de investigar las posibilidades de la moringa,  un árbol originario de la India y que actualmente se cultiva en Asia y África. María Ángeles Andrade, gerente de Turqgesa,  señala que se están viendo diferentes posibilidades en el mercado y se está encontrando bastante aceptación en países europeos. “A la moringa se le llama el árbol de la vida, porque sirve para todo. Tiene una concentración alta de calcio y de hierro. Hay países que la consumen en la ensalada. Es un cultivo con muchas posibilidades”.

En estas jornadas se quiere poner el acento en la investigación sobre las posibilidades de estos cultivos y de las fórmulas para que se adapten lo mejor posible al entorno. El IFAPA, el Instituto de Investigación ligado a la Consejería de Agricultura, está llevando a cabo estudios para analizar de qué manera estos cultivos pueden adaptarse mejor al territorio, para ser una alternativa a la agricultura extensiva, de secano, que depende mucho de la climatología.