Marinaleda

La Junta solo contempla la venta de El Humoso a una cooperativa de segundo grado en Marinaleda

Lunes, 13 Febrero 2017 20:07 Redaccion 
Rechaza la propuesta del alcalde Sánchez Gordillo de que se traspase a una fundación pública
La Junta solo contempla la venta de El Humoso a una cooperativa de segundo grado en Marinaleda
El futuro de la finca El Humoso de Marinaleda, cedida para su explotación pública desde 1992, se enreda en las negociaciones entre la Junta y el Ayuntamiento. El Gobierno andaluz solo contempla la opción de vender las 1.200 hectáreas a una cooperativa de segundo grado, que agrupa a las ocho cooperativas en Marinaleda que han explotado la tierra.

La Junta rechaza la propuesta del alcalde, Juan Manuel Sánchez Gordillo, de traspasar la titularidad de la tierra a una fundación pública.
De momento, la finca está en una situación de “alegalidad”, ya que expiró el plazo para que el Ayuntamiento cumplimentara la documentación para adquirir la parcela.

En IU se insiste en la opción de la gestión pública de la tierra. El diputado de Unidos Podemos por Sevilla, Miguel Ángel Bustamante, asegura que están siguiendo muy de cerca las negociaciones y advierte de que si finalmente la opción de la Junta es “privatizar la tierra”, convocarán movilizaciones.
 

Con la propuesta de la Junta de vender la finca, la propiedad de la tierra dejaría de ser pública. Sin embargo, si la compra la cooperativa de segundo grado, se protege en parte que la tierra pueda venderse a terceros.
 
El precio de venta todavía no se ha cerrado, según adelantó el Diario de Sevilla, que se hizo eco de la última propuesta de la Consejería de Agricultura.
 
Ambas partes, Junta y Ayuntamiento, coinciden en que el futuro de El Humoso debe resolverse lo antes posible, por el limbo legal en el que está y que impide a las cooperativas acceder a las ayudas agrarias.

El Ayuntamiento y los cooperativistas tienen que enviar la documentación necesaria para iniciar los trámites de una hipotetica adquisición de la tierra.
 
Otro problema es la deuda. Según la Junta, las cooperativas deben unos 5,7 millones de euros del canón de explotación. Sin embargo, el alcalde Sánchez Gordillo solo reconoce la deuda de dos anualidades; el resto, dice que han prescrito.