Estepa

Nuevo robo con violencia en Estepa de la supuesta banda de personas rumanas

Viernes, 04 Enero 2019 15:25 Redaccion 
La víctima se encuentra ingresada en el Hospital de la Merced de Osuna
Nuevo robo con violencia en Estepa de la supuesta banda de personas rumanas
Nuevo robo con violencia en Estepa supuestamente ideado por una organización de personas rumanas, aunque sería una de ellas la que habría actuado en solitario en la madrugada del jueves cuando asaltó al propietario de un bar conocido como La Ventilla, ubicado en la Avenida de Andalucía, en pleno centro del municipio.

El hombre se encuentra ingresado en estos momentos en el Hospital de la Merced de Osuna a consecuencia de la brutal paliza que recibió supuestamente por parte del mismo individuo que asaltó a otra vecina de Estepa, Sara Padilla, agredida el pasado mes de diciembre, cuando trató de evitar, sin éxito, que este individuo le robara los regalos de Navidad que había comprado para su hija.

En esta ocasión, la intención del asaltante era hacerse con el dinero de la caja del bar, propiedad de la nueva víctima. Para tratar de acceder al mismo desmontó una de las ventanas del establecimiento y consiguió acceder al interior.

Una vez allí, al comprobar que la caja no se encontraba en el lugar, se dispuso a robar el dinero de las maquinas de juego. Fue en este momento cuando la víctima, que se encontraba en el piso superior del establecimiento, donde reside, escuchó ruidos y decidió bajar a comprobar que todo estaba en orden.

Sin embargo, una vez dentro del local, la víctima se topó con el agresor quien le propinó una brutal paliza al verse sorprendido. Como consecuencia, el agredido corre riesgo de perder un ojo, tiene la clavícula rota y la cara magullada tras los golpes.

Debido a estos hechos, el alcalde de Estepa, el socialista Antonio Jesús Muñoz Quirós, ha querido llamar al orden y a la tranquilidad de los vecinos y vecinas ante la alarma social creada en el municipio.




Fue el vecino de la víctima quien se percató de lo ocurrido y dio aviso de inmediato al cuñado del agredido, persona encargada del local.

Cuatro minutos tardó la Policía en personarse en el lugar de los hechos, donde realizó un analisis de la zona, y en menos de veinte minutos lo hizo la Guardia Civil.