Ecija

Écija trata con la Junta una solución para las 91 viviendas sociales subastadas

Miércoles, 07 Agosto 2019 19:04 Redaccion 
El gobierno local mantiene varias reuniones con Fomento y reitera que las casas no van a caer en manos privadas
Écija trata con la Junta una solución para las 91 viviendas sociales subastadas
El problema de las 91 familias de Écija que residen en viviendas sociales que han sido subastadas y por las que una empresa ha pujado por 1,4 millones de euros llega hasta la Junta de Andalucía. El gobierno local en el Ayuntamiento ha mantenido varios encuentros técnicos y políticos con el Gobierno andaluz para abordar el futuro de estas casas, que pertenecían a la sociedad desaparecida SEDESA, en proceso de liquidación.
 
El ejecutivo local de Écija asegura que la Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta tiene la voluntad política de proteger a los inquilinos, familias con poco ingresos, y que velárá por el interés social de estas casas. Y agregar que en lo que compite al Consistorio, va a actuar para evitar que estas casas caigan en manos privadas.

De momento, no ha trascendido ningún movimiento de la administración concursal tras la subasta de principios de julio.
 
Los encuentros entre los representantes municipales de Écija y la Junta se van a mantener en los próximos días, según el portavoz del ejecutivo local, José Antonio Rodríguez, que destaca la voluntad política del Gobierno andaluz de proteger el carácter social de estos inmuebles.
 
La empresa Inversiones Técnicas Aldajapresentado en la subasta celebrada hace unas semanas una oferta por 1,4 millones por estas 91 viviendas, situadas en la calle Estatuto de Autonomía, en el barrio de La Alcarrachela. Esta puja supera la propuesta aprobada por el Ayuntamiento de Écija el pasado mes de mayo de más de 25.000 euros para adquirir esta promoción de viviendas públicas y sociales. El Consistorio había aprobado esta operación para lograr que mantuviera las condiciones sociales para los ocupantes de estos inmuebles.
 
Desde que se solicitó el plan de liquidación de la sociedad desaparecida SEDESA, que era la propietaria de estos pisos, los vecinos viven con preocupación, por el temor a que cambien las condiciones del arrendamiento social si hay un nuevo titular de los inmuebles.
 
La situación ha mejorado para las 17 familias de las viviendas de la calle Villarreal, también perteneciente a SEDESA, ya que en este caso el Ayuntamiento ha presentado la oferta más alta en la subasta para obtener estos pisos y salvar su interés social.