Ecija

El gobierno de Écija pide a la Junta que devuelva el busto de Adriano si se demuestra que perteneció a Astigi

Lunes, 22 Julio 2019 15:23 Redaccion 
El PSOE defenderá una moción en el próximo pleno. La pieza se encuentra en el Arqueológico de Sevilla
El gobierno de Écija pide a la Junta que devuelva el busto de Adriano si se demuestra que perteneció a Astigi
El gobierno municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Écija pide a la Junta de Andalucía que devuelva el busto del emperador Adriano del siglo dos recuperado en una finca agrícola de la localidad si se demuestra que su origen se encuentra en el término municipal, es decir, que la pieza tiene que ver con la historia de Astigi y su alcance en este territorio.
 
La pieza, excepcional y una joya arqueológica según la Consejería de Cultura y Patrimonio, se encuentra ahora en el Museo Arqueológico de Sevilla para su restauración y posterior exposición. Así lo indicó la pasada semana en rueda de prensa la consejera de Cultura de la Junta, la popular Patricia del Pozo.
 
El ejecutivo municipal de Écija ha pedido una reunión formal con la consejera y el alcalde David García Ostos ha trasladado esta demanda: reclama que la pieza regrese a la localidad, si la autoridad judicial determina que el origen se localiza en un enclave arqueológico de Écija.
 
Esta demanda del gobierno local de Écija se conoce días después de que se pusiera en marcha a través de la plataforma Change.org una campaña de recogida de firmas reclamando que el busto se recupere para su custodia, conservación y exposición en el Museo Histórico de la localidad. La iniciativa ya ha reunido cerca de 1.200 firmas.
 
El ejecutivo municipal defiende que actúan con lealtad institucional, pero considera que si la pieza es originaria de Écija, tiene que volver a la localidad.
 
El Grupo Municipal Socialista llevará además al próximo pleno una moción sobre esta demanda.

El busto de Adriano, del siglo II, se encuentra en buen estado de conservación, está realizado en un mármol griego de excelente calidad y debió estar ubicado en una casa palacio o una villa romana propiedad de algún noble. Representa a Adriano en su etapa temprana de emperador, con los atributos del imperio (la coraza y el manto) aunque ha perdido el escudo. Se identifican el peinado, las cicatrices o el lóbulo partido de una oreja que tenía el emperador.

La ideade la Consejería de Cultura es que, en el futuro, esta pieza se exponga enfrentada a la de Adriano en su última etapa en la sala oval del Museo Arqueológico de Sevilla. Sólo hay bustos similares en el museo capitalino de Roma, la galería Ufizzi de Florencia, el museo de Grosseto, el de Nápoles  y el arqueológico de Yecla.