Ecija

El gobierno local de Écija ve probable que la subasta de las 108 viviendas sociales quede desierta

Viernes, 20 Abril 2018 17:39 Redaccion 
Insiste en pedir calma a las familias. La venta se espera para finales de mayo o principios de junio
El gobierno local de Écija ve probable que la subasta de las 108 viviendas sociales quede desierta Manolo Rodríguez
El Ayuntamiento de Écija se reunió este jueves por la tarde con los vecinos afectados por la subasta de un centenar de viviendas sociales que pertenecían a una sociedad municipal que se disolvió arrastrada por las deudas. El gobierno municipal del PSOE volvió a mandarles un mensaje de calma, que no van a perder sus casas y que lo probable es que la subasta quede desierta. En cambio, estas familias siguen viviendo con miedo e incertidumbre el proceso. Saben que el desenlance no depende de lo que haga el Consistorio. La subasta está prevista para finales de mayo o principio de junio.
 
Integrantes del equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Écija mantuvieron un encuentro ayer por la tarde con los vecinos que se enfrentan a la subasta de sus viviendas sociales, donde viven en alquiler, debido a la deuda de la sociedad municipal SEDESA que había sido propietaria de esos inmuebles y que se disolvió. Son 108 viviendas situadas en dos zonas de la ciudad  las que van a salir a subasta por orden judicial, siguiendo el proceso de liquidación. Está previsto que se produzca sobre finales de mayo o principio de junio.
 
El ejecutivo municipal del PSOE sigue manteniendo que los vecinos, familias con pocos ingresos y de entornos vulnerables, no van a perder las viviendas en las que viven en alquiler social, porque por ley deberá mantenerse el régimen de inmueble protegido. Sergio Gómez, delegado municipal de Urbanismo y de Gestión del Espacio Urbano, explica que en el supuesto de que un inversor se hiciera con el patrimonio de las casas, estas propiedades tendrían que ponerse a disposición del registro de demandantes de viviensas sociales del Ayuntamiento, encargado de su gestión, y deberá cumplir con las condiciones del carácter social de esas residencias. El concejal que es “probable” que la subasta quede desierta, ya que por estas circunstancias, las viviendas no resultan atractivas para compradores, porque además la tasación de su valor está por encima del precio del mercado: entre 74.000 y 82.000 euros cada vivienda.  
 

El  gobierno municipal insiste, por tanto, en descartar que un fondo buitre pueda adquirir esas viviendas y cambiar las reglas de juego.
 
Las familias afectadas no lo ven así. Piensan que en el momento en el que un inversor se haga cargo de esas viviendas, pueden cambiar las condiciones, no a corto plazo, pero sí en un futuro. Lola, una de las afectadas, pensionista de 64 años, considera que por muchos esfuerzos que haga el Ayuntamiento para ayudarles, el futuro de esas casas ya no depende de su gestión.
 
En la oposición, Ecija-Puede, la formación ligada a Podemos, pide responsabilidades por la gestión del Ayuntamiento en este asunto. El portavoz Mario Perea reclama de nuevo una auditoría de la deuda municipal.
 
Por otro lado, el gobierno local en el Ayuntamiento de Écija lleva tiempo negociando con el Instituto de Crédito Oficial, con el ICO, la posibilidad de que se puedan subrogar los préstamos hipotecarios en condiciones asequibles en caso de que quede desierta la subasta. También, está manteniendo contactos con los acreedores, Hacienda y Seguridad Social, para plantear que se estudie esta opción sobre otras propiedades afectadas por la quiebra municipal, como el patrimonio de EMU, la Empresa Municipal de la Vivienda, que aún no tiene plan de liquidación. “El Ayuntamiento no está quieto, sino que está trabajando con los organismos para buscar una solución”, sentencia el concejal Sergio Gómez.