Ecija

Un centenar de familias de Écija se enfrenta a la subasta de sus viviendas sociales por una deuda del Ayuntamiento

Martes, 17 Abril 2018 19:42 Redaccion 
Las casas pertenecían a una sociedad municipal disuelta. Los vecinos pagan un alquiler social de unos 80 euros
Lola, una de las afectadas Lola, una de las afectadas
Un centenar de familias que residen en viviendas sociales en Écija viven con preocupación e inquietud el proceso de subasta de sus casas. Temen perder su residencia o que empeoren las condiciones de alquiler, si adquiere los pisos un fondo de inversión.
 
Son inmuebles que habían sido propiedad de la sociedad municipal  Sedesa, que se disolvió en septiembre de 2014 arrastrada por sus deudas. La empresa municipal entró en concurso de acreedores  y todo su patrimonio está ahora bajo decisión del administrador concursal. Entre esos bienes, están estas propiedades situadas en la barriada de La Alcarrachela y la calle Villarreal.
 
Los vecinos han recibido hace unos días una carta del administrador concursal comunicándoles que sus viviendas van a salir a subasta, ajustándose al plan de liquidacion aprobado por un juzgado de lo Mercantil de Sevilla. Los vecinos pagan por estas viviendas una cuota de entre 70 y algo más de 80 euros al mes.
 
Lola
es una de las afectadas. Lleva 15 años viviendo en la casa. Tiene 64 años, es pensionista, recibe unos ingresos de 400 euros. Explica que muchas las familias que residen en estos pisos sociales están en una situación socioeconómica complicada, en paro o con muy pocos ingresos. En cuanto a las cuotas del alquiler, admite que hay vecinos que no pagan la mensualidad.   
 
Lola siempre ha abonado la cuota. Expresa su frustración porque siente que les ha salpicado a las familias un problema generado por el propio Ayuntamiento de Écija, por sus deudas. Por ello, exige una solución al Consistorio: “Esto es indigno. No lo comprendes. De alguna manera se han comido el dinero. Somos muchos los afectados y ahora pagan el problema con nosotros. La mitad no dormimos con esto y es un problema del Ayuntamiento, de una gestión que han hecho. Entonces ellos (el Consistorio) nos tienen que sacar de este pastel”, explica indignada.
 
En esta línea se muestra el portavoz de Écija Puede, Mario Perea, que critica la mala gestión municipal en este asunto e insta al gobierno local del PSOE en el Consistorio a pelear para evitar que se pierdan estas viviendas sociales, impedir que caigan en manos de inversores privados. Además, pide trabajar para que se garantice a estos vecinos que van a permanecer en sus casas.
 
A los afectados les sobrevuelva el fantasma de que puedan pujar por sus casas grupos de inversion, los llamados fondos buitre. El equipo de gobierno en el Ayuntamiento de Écija despeja esta amenaza. El portavoz municipal José Antonio Rodríguez (PSOE) insiste en que al margen de lo que se resuelva en la subasta, primará por ley el carácter social de las viviendas. Pide a los vecinos calma. Reitera que no van perder las casas y que se mantendrá ese régimen social.
 
Se da la circunstancia de que entre los inquilinos de estas viviendas sociales que se van a subastar, hay familias que residían en los terrenos y chabolas situadas en El Picadero, ahora convertido en un parque arqueológico, el yacimiento de Plaza de Armas. Entonces, aceptaron la permuta para dejar ese emplazamiento para tener un hogar en un piso social con la garantía, entonces, de que era propiedad del Ayuntamiento de Écija.