Archidona

La cárcel de Archidona no tiene garantizado el suministro de agua potable

Miércoles, 15 Marzo 2017 15:00 Redaccion 
El equipo de gobierno del PSOE en el Ayuntamiento lo supedita a la aprobación del trasvase de Iznájar
La cárcel de Archidona no tiene garantizado el suministro de agua potable
La cárcel de Archidona abrirá sus puertas en unos meses y no tiene garantizado el suministro de agua potable. El Ayuntamiento lo llega incluso a supeditar a la aprobación del trasvase de Iznájar.
 
De momento, la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIEP) está llevando a cabo las obras de construcción de una serie de canalizaciones para conectar la infraestructura con la red municipal de abastecimiento, en concreto, con el depósito Calderón situado en la zona del Llano. Los trabajos se iniciaron hace algunas semanas y supondrán una importante inversión superior al millón de euros. También permitirán llevar agua a las pedanías de Fuente del Fresno y Haza Galera.
 
La cárcel de Archidona cuenta con dos pozos propios aunque en principio no aportarían agua de calidad ni estaría garantizada la cantidad suficiente, de ahí que se estén acometiendo estas obras. No obstante, la alcaldesa del municipio, Mercedes Montero (PSOE) ya ha advertido que “el suministro de agua al centro penitenciario desde Archidona sólo se hará cuando el abastecimiento en el pueblo esté asegurado”. En este sentido, añade que “ese suministro pasa por el trasvase desde el pantano de Iznájar, algo que venimos reclamando desde hace tiempo y que debe aprobar el Gobierno en Consejo de Ministros”.
 
La Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios también ha sacado a concurso las obras para la instalación de descalcificación y filtración de agua potable en la sala hídrica del centro penitenciario. En este caso, el presupuesto de licitación es de 250.840 euros. La presentación de ofertas se cerró el pasado 27 de febrero.
 
De cumplirse los plazos, la cárcel de Archidona abrirá de forma parcial este próximo verano aunque no estará a pleno rendimiento hasta 2018. La infraestructura está terminada desde hace cinco años tras una inversión de 120 millones de euros.