Antequera

El PP de Antequera pedirá el cambio de ubicación de las cámaras de videovigilancia de los Dólmenes

Martes, 28 Enero 2020 13:53 Redaccion 
Destacan el aumento de la plantilla aprobada recientemente por la Consejería de Cultura
El PP de Antequera pedirá el cambio de ubicación de las cámaras de videovigilancia de los Dólmenes
El Partido Popular de Antequera ha anunciado que pedirán a la Junta de Andalucía el cambio de ubicación de las cámaras de videovigilancia de los Dólmenes. Su instalación provocó una gran polémica debido al impacto visual que producían junto a las cuevas Menga, Viera y el tholos del Romeral.

José Manuel Fernández, portavoz del partido, ha explicado que la idea es que se sitúen en otros puntos donde no tengan tanta afección. El dirigente popular también ha recalcado la necesidad de seguir reforzando la plantilla del conjunto arqueológico aunque ha puesto en valor las tres nuevas plazas aprobadas recientemente por parte de la Consejería de Cultura.

Desencuentros con el anterior Gobierno andaluz

Tres años y medio después de la declaración de los Dólmenes de Antequera como Patrimonio de la Humanidad, y apenas unas semanas después de remitir a la UNESCO el informe para superar la primera evaluación, el Partido Popular ha querido dar a conocer nuevos ejemplos de las malas relaciones existentes entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Antequera en la carrera para obtener ese reconocimiento.

El secretario general del PP local, Juan Rosas, ha explicado que el primer expediente que remitió en su día la Consejería de Cultura al Ministerio fue devuelto por no haber tenido en cuenta al consistorio y que hubo que rehacerlo para presentarlo de forma conjunta. Además, asegura que el anterior ejecutivo andaluz no envió a nadie a la reunión con los representantes de ICOMOS que tuvo lugar en Paris y que fue “el examen definitivo”. A dicha reunión sí acudieron el alcalde, el concejal de Patrimonio Mundial y el director del conjunto arqueológico, pero por decisión propia y asumiendo los gastos.

Esas malas relaciones se mantuvieron incluso el día de la declaración cuando, según ha añadido, la entonces consejera de Cultura intentó vetar al alcalde en la convención de Estambul para que no tomara la palabra. “Tuvimos que negociar que el alcalde pudiera darle voz a todos los antequeranos, y para ello hubo un sacrificado que fue el presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo, que le cedió la palabra y no habló”, ha explicado. “El propósito de la exconsejera de Cultura es que Antequera no tuviera voz”, ha concluido Rosas.