Puente Genil

Comienzan las obras para mejorar la seguridad en la carretera que conecta las aldeas de El Palomar y Sotogordo

Lunes, 23 Abril 2018 16:08 Redaccion 
Es un tramo peligroso, con una calzada estrecha, curvas y sin visibilidad. El presupuesto es de 138.000 euros
Comienzan las obras para mejorar la seguridad en la carretera que conecta las aldeas de El Palomar y Sotogordo
En Puente Genil, tras años de movilizaciones y de recogida de firmas de vecinos de los núcleos rurales de El Palomar y Sotogordo para pedir el arreglo de la carretera peligrosa que les comunica, han comenzado este lunes los trabajos para ensanchar la vía y acabar con este punto negro. Una actuación adjudicada por la Diputación de Córdoba con un presupuesto de unos 138.600 euros y que tiene un plazo de ejecución de tres meses.
 
Ha sido una reivindicación histórica. Tras años de movilizaciones de los vecinos, han comenzado las obras para ensachar la vía que conecta las aldeas de Sotogordo y El Palomar, y también la pedanía de  Bocas del Rigüelo, en un tramo muy peligroso, ubicado debajo del conocido como puente del hierro.  Es un punto negro porque la calzada es muy estrecha, no hay visibilidad y tiene curvas. Por esta vía circulan los días laborables autobuses escolares, camiones y vehículos agrícolas. Además de comunicar estas pedanías de Puente Genil, la carretera llega a zonas agrícolas y a Badolatosa, en la Sierra Sur de Sevilla.
 
El acuerdo para desbloquear esta actuación se produjo en septiembre de 2016, pero hasta finales del año pasado no se adjudicaron las obras. La Diputación de Córdoba ha promovido estos trabajos, que se han adjudicado finalmente con un presupuesto de más de 138.000 euros.
 
Según las condiciones de licitación, el plazo de ejecución de la obra es de tres meses.
 
La concejala de aldeas en el Ayuntamiento de Puente Genil, Loli Fancro (PSOE), celebra el inicio de estos trabajos: “Esperamos que esta obra sirva para acercarnos más a Puente Genil. Hemos recibido la noticia con mucha alegría. Aunque tengamos semanas de molestias por las obras, de aquí a unos meses veremos cumplido nuestro sueño de ver la curva en condiciones, sin que los vehículos pasen miedo cuando tienen que atravesar el tramo”, asegura la edil.
 
Los vecinos llegaron a presentar a las instituciones unas 2.500 firmas para pedir que se arreglara esta carretera.