Priego de Córdoba

Grande-Marlaska acentúa la relevancia de la seguridad en el medio rural al inaugurar el cuartel de Priego

Jueves, 10 Enero 2019 17:13 Redaccion 
El ministro del Interior enarbola derechos civiles y sociales y los principios constitucionales
Alfonso Gómez de Celis, Fernando Grande-Marlaska y José Manue Mármol, entre efectivos de la Guardia Civil. Alfonso Gómez de Celis, Fernando Grande-Marlaska y José Manue Mármol, entre efectivos de la Guardia Civil.
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha defendido la protección de la seguridad y derechos de todos los ciudadanos, sin distinción por ninguna causa, y ha abanderado los principios de nuestra Carta Magna en la inauguración del acuartelamiento de la Guardia Civil en Priego de Córdoba, ubicado en la calle Mariana Pineda, enclavado en la urbanización de Los Almendros, y cuyo funcionamiento es pleno desde finales de noviembre.

Expresaba en su alocución que “la seguridad no solo está basada en la lucha contra el terrorismo, la delincuencia organizada o ciberdelincuencia, también consiste en asegurar la tranquilidad y el bienestar de quienes habitan y revitalizan el medio rural”.

Un sonido constante se entremezclaba en su discurso, emitido por las bocinas un grupo de Funcionarios de Prisiones, representantes de numerosos sindicatos, que se han manifestado a las puertas de unas dependencias divididas en tres edificios, sobre una parcela de 4.000 metros cuadrados.

Grande-Marlaska, expresamente hoy, horas después de que se haya consumado el acuerdo de investidura en Andalucía entre el PP, Ciudadanos y Vox, mostraba en su solapa el emblema del colectivo LGTBI.

El titular de Interior ha resaltado la trascendencia que comporta una Comandancia como la de Priego de Córdoba en la salvaguardia del medio rural y en el desarrollo social y económico de municipios medianos y pequeños.

La Guardia Civil, presente en Priego desde 1848, por lo que su trayectoria abarca 170 años, ya dispone en esta localidad de la Subbética de unas modernas instalaciones que reemplazan al antiguo cuartel emplazado en la calle Ramón y Cajal, edificación, esta última, que ha operado durante un siglo.

Una década ha conllevado la nueva ejecución, efectuada en el transcurso de tres años, precisando de un presupuesto de 2,2 millones. En su interior, se diferencian los compartimentos oficiales, un sótano, dos plantas de oficina, puestos de comandancia y dos bloques de vivienda que aúnan 12 pisos.

Actualmente, son 31 efectivos los destinados en esta localidad. Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, ha expresado que es propósito firme del Gobierno, al menos, reponer las plazas desocupadas. Aclaraba que “hay tres plazas vacantes, intentaremos, es decir, en Priego como en el conjunto de puestos, acuartelamientos, y comandancias, haremos todo lo posible para incrementar el número de efectivos”.

Grande-Marlaska ha puntualizado que, al terminar el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, el gasto en seguridad alcanzaba el 0,63% del PIB, una estadística reducida al 0,52% por Mariano Rajoy. El ministro del Interior ha sostenido que esta tendencia ha sucedido, siempre, entre gobiernos socialistas y populares, y se ha comprometido a volver a revertirla.

Por otra parte, ha indicado que, en la nueva convocatoria, la tasa de reposición ascenderá al 100%, añadiéndose un 15%, en lo concerniente a Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, sin descartar, ha dicho, alguna otra oferta extraordinaria.

Alfonso Gómez de Celis, delegado del Gobierno en Andalucía; la subdelegada en Córdoba, Rafaela Valenzuela; y el presidente de la Diputación, Antonio Ruiz, entre otras autoridades políticas, civiles y militares, también han asistido a un acto en el que ha intervenido el alcalde de Priego, José Manuel Mármol.

Apuntaba el primer edil que “era un anhelo de todas las corporaciones democráticas, y quiero reconocer el trabajo de todos los alcaldes y alcaldesas, Tomás, Pedro, Juan Carlos, Encarni y María Luisa, y todos los concejales que formaron parte de corporaciones municipales, contar con equipamiento, un cuartel, que estuviese a la altura de necesidades y exigencias que correspondía a un emplazamiento como el de Priego de Córdoba”.

Mármol ha solicitado la incorporación de más medios humanos, en este cuartel, que redunden en el reforzamiento y fortalecimiento de la seguridad en la Subbética.