Montilla

Tres fallecimientos y una situación "muy delicada" en el Hogar San Rafael de Montilla

Domingo, 05 Abril 2020 20:34 Redaccion 
El Ayuntamiento continúan sin recibir "información suficiente" sobre la evolución de los enfermos y los positivos por coronavirus
Tres fallecimientos y una situación "muy delicada" en el Hogar San Rafael de Montilla
Dos internas y una religiosa del Hogar San Rafael de Montilla han fallecido este fin de semana como consecuencia del Covid-19. Unos trágicos desenlaces que corroboran, en la opinión de fuentes municipales, una coyuntura particular de “emergencia sanitaria” que requiere de una “actuación más contundente” de la Junta de Andalucía.

El último dato oficial de positivos por coronavirus confirmaba 13 casos entre usuarios, monjas y trabajadores. Los propios empleados, aseguran las fuentes consultadas, hablan de una situación “desbordada” pese a asumir los protocolos ordenados en esta alerta sanitaria.

Desde entonces, el propio alcalde, Rafael Llamas, insiste en manifestar que desde la Junta no han transmitido estadísticas actualizadas ni comunicación sobre la evolución de los enfermos.

Llamas reitera que la tesitura “es muy delicada” y emplaza a la Administración autonómica a aplicar e implementar las órdenes dictadas en la segunda quincena de marzo sobre las intervenciones graduales a adoptar de acuerdo a las necesidades detectadas y en proporción a la propagación concreta de la pandemia.

En todo caso, Llamas, recuerda que “ni somos competentes y ni tenemos la información suficiente para decidir qué se debe hacer que no”.

Concordando con lo anterior, este último viernes concluyó la realización de los demandados test a ancianos, religiosas de la congregación de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados y auxiliares sociosanitarios y Llamas indica que tampoco conocen el resultado de estas pruebas que ratifican o niegan la infección.

Desde la Junta de Andalucía descartan, este último sábado, el traslado de los ancianos a otro edificio porque es factible continuar sectorizando, es decir, aislando a los afectados por el coronavirus, en estancias separadas.