Lucena

La AUGC advierte de que peligra la continuidad del equipo de Tráfico de la Guardia Civil de Lucena

Lunes, 08 Enero 2018 16:10 Redaccion 
Este colectivo denuncia que la plantilla de la Agrupación de Tráfico en Córdoba se ha reducido en un 9%
Agentes de tráfico de la Guardia Civil Agentes de tráfico de la Guardia Civil Archivo
Una “comunicación extraoficial” realizada tiempo atrás y un contexto en el que no se sustituyen las vacantes generadas conducen a considerar, según la Asociación Unificada de la Guardia Civil, que la Agrupación de Tráfico de Córdoba “pudiera tener prevista la supresión de la base del equipo de atestados ubicada en Lucena y, también, de la que presta servicio en Peñarroya".

Este colectivo asegura que la plantilla de la Agrupación de Tráfico en la provincia de Córdoba se ha reducido un 9%, disminuyendo desde los 184 efectivos de 2010 a los 167 que actúan en 2017, lo cual ha conllevado también un descenso del 9% en el número de patrullas, así como una caída en el número de denuncias y un incremento de las víctimas mortales. Ese déficit de personal, apuntan desde la AUGC, está afectando en mayor medida a los equipos de atestados.

Debe tenerse en cuenta, explican en un comunicado, que uno de los cometidos principales de esos equipos es la investigación de accidentes de tráfico para la determinación de sus causas, y esa reestructuración, la que se temen para Peñarroya y Lucena, conllevaría un aumento del tiempo de respuesta ante accidentes, pero también afectará a la calidad de los informes, así como al apoyo que se presta a las Policías Locales y al resto de unidades de la propia Guardia Civil.

Y además supondría, alertan desde la Asociación Unificada de la Guardia Civil, una elevación de la responsabilidad y de la carga de trabajo para los motoristas, que deberían asumir cometidos que actualmente realizan los equipos de atestados que se suprimirían. La pretensión sería “convertir a los motoristas en ‘superagentes’ de la carretera mal retribuidos”, equipados de medidor de velocidad, etilómetro, drogotest, lector de microchip, etcétera, medios, todos ellos, que difícilmente pueden ser transportados simultáneamente en las motocicletas.

A pesar de que la Agrupación de Tráfico padece el mayor índice de accidentalidad de la Guardia Civil, un 18% más que el resto de dicho cuerpo, desde que se implantó en 2007 el suplemento de seguridad vial para los componentes de la Agrupación, prosiguen desde la AUGC, dicho complemento retributivo no sólo no se ha incrementado, sino que además se ha reducido hasta un 5%. Este cúmulo de circunstancias está dando lugar a que la especialidad de Tráfico sea cada vez menos atractiva para los guardias civiles, tanto los que pertenecen a ella como el resto.

Y todo lo anterior coincide, precisan desde la corporación profesional, con el progresivo aumento de la siniestralidad y de víctimas mortales en las carreteras. Tras catorce años consecutivos de descenso, en los últimos años se han producido incrementos considerables, siendo 2017 incluso mucho peor que el anterior, al haberse producido 23 fallecidos en la provincia de Córdoba mientras que en 2016 fueron 14, y a nivel nacional en 2017 se han registrado 36 víctimas mortales más que en 2016, habiendo pasado de 1.161 a 1.197, el peor dato desde 2013, y ello a pesar de que sólo se refiere a vías interurbanas. Desde hace dos décadas no se registraban dos años consecutivos de aumento.

Estos datos ponen de manifiesto “una pésima gestión de la seguridad vial por parte de la Dirección General de Tráfico y de la Jefatura de la Agrupación”. A dicha situación se ha llegado “como consecuencia de varios factores confluyentes –mayor antigüedad del parque de vehículos, mala conservación de las vías, y aumento del consumo de drogas por los conductores–, pero sin duda ha influido también de un modo decisivo la reducción del número de patrullas en carretera y el recorte de personal sufrido en la Guardia Civil durante los últimos años”.

Y en vez de incrementar los efectivos, finalizan, “lo único que se le ocurre a la Jefatura de la Agrupación de Tráfico es aumentar la carga de trabajo de los agentes. Es ilógico que se pretenda seguir prestando los mismos servicios con menos personal, teniendo en cuenta que la plantilla de la Agrupación ha pasado de 10.147 efectivos en 2010 a 8.985 en 2017”.