Lucena

La herencia judía y la historia de las religiones relucen en dos nuevas salas del Palacio de Santa Ana de Lucena

Jueves, 16 Julio 2020 19:38 Redaccion 
Los dos espacios del Centro de Interpretación de la Ciudad, antesala del futuro museo judío
Una de las nuevas salas expositivas en Santa Ana. Una de las nuevas salas expositivas en Santa Ana.
Una selección de 77 piezas, procedentes de fondos propios y donadas por el rabino melillense Yamin Bittan Benzaquen, componen las dos nuevas exposiciones inauguradas en el Palacio de los Condes de Santa Ana de Lucena. La antigua Sala de la Chimenea se divide en dos espacios dedicados a la herencia judía y a la historia de las religiones.

Las Creencias de un pueblo contiene unos 60 bienes patrimoniales, reproducciones tiflológicas, maquetes o vídeos que recrean la comunicación con los dioses, el origen del cristianismo en la ciudad o el poder y la religión.

Y ‘Lucena…Eliossana’ es una eclosión de la Perla de Sefarad, iluminada por restos hallados en la Necrópolis Judía, como una lápida original, fragmentos de la Torá o piezas rituales de Melilla e Israel, distribuidos, temáticamente, la vida y la muerte en Lucena de aquella época culminante, la escuela talmúdica y el florecimiento de la literatura sacra y profana.

Antonio Ruiz, presidente de la Diputación de Córdoba, reparaba, durante la inauguración, en “ese patrimonio que hoy en día que tenemos que poner en valor para que sirva como motor también de desarrollo local, para el presente y el futuro”.

Abundaba en su planteamiento indicando que “créanme en un mundo tan competitivo, si hablamos de turismo, las ofertas que tenemos en toda la provincia de Córdoba, riquísima en patrimonio, lo que realmente vale es lo que solo tenemos nosotros, lo que nos define y lo que podemos exponer y darlo a conocer al mundo, como algo exclusivo”.

Seguidamente, Juan Pérez, alcalde de Lucena, parafraseando una cita predilecta de Lara Cantizani, comentaba que “entrando más adentro en esa espesura de sentimientos, de sensaciones que evoca este momento tan singular, quiero expresar especial consideración a Daniel Botella, por sus desvelos, hasta conseguir esta excepcional muestra que abre camino a un futuro espacio museístico de mayor tamaño, en clara correspondencia con el significado histórico de la herencia judía para esta tierra en el corazón de Andalucía”.

El regidor expresaba que “de los valores y principios culturales, que se han transmitido de generación en generación, a María del Carmen Beato, que ha continuado con enormes dotes de imaginación e ilusión, el proyecto que iniciara Manuel Lara –“un hombre que tenía grandes sueños”-, mi amigo para siempre, y otro más Pepe Cantizani, hasta culminarlo, en un momento cargado de recuerdos y tiempos de profunda satisfacción.

El Centro de Interpretación de la Ciudad estrena 500 metros expositivos, estructurados en base al Plan Museológico local y que anticipan el futuro gran museo judío.