Lucena

La Policía Nacional acude al domicilio de una contagiada por Covid-19 en Lucena para controlar su confinamiento

Martes, 14 Abril 2020 08:50 Redaccion 
Esta mujer se mostró, en principio, reacia a cumplir el aislamento prescrito por la ausencia de síntomas
Centro de Salud de Lucena. Centro de Salud de Lucena.
La negativa de una mujer de Lucena a acatar las normas de aislamiento, después de confirmarse su positivo en coronavirus, obligó este lunes a la Policía Nacional a personarse en su vivienda para reiterarle la prohibición de transitar por la vía pública.

Las fuentes consultadas señalan que, hace aproximadamente unos quince días, esta persona acompañó a un hombre ingresado en el Hospital Infanta Margarita de Cabra, aquejado, en principio, de otras patologías. Posteriormente, los resultados practicados a este enfermo concluyeron que había contraído el Covid-19 y, en cumplimiento del protocolo sanitario vigente, los servicios médicos empezaron a rastrear a su entorno para estudiar y comprobar la potencial cadena de contagios.

Un facultativo del Centro de Salud le comunicaba ayer, a esta paciente, que las pruebas realizadas detectaban la presencia del coronavirus en su organismo, informándole, además, de las estrictas pautas que debía obedecer, quedando sujeta a la consiguiente cuarentena.

Esta mujer, según las mismas fuentes, le avanzó al médico su oposición a respetar el riguroso confinamiento porque no padecía síntoma alguno. Ante esta tesitura, el Centro de Salud remitió la información a la Policía Local que, a su vez, advirtió al Cuerpo Nacional de Policía. Una versión que contradice la afectada quien ha sostenido, en una conversación telefónica con este medio, que, en ningún momento, mostró su desacuerdo con el confinamiento, agregando, además, que la Policía solo se desplazó a su vivienda con el objetivo de recabar datos sobre sus allegados.

En torno a las doce del mediodía, varios agentes de la Policía Nacional, protegidos con monos de color blanco y otros elementos de seguridad, entre un importante revuelo, acudieron a la casa de esta mujer, situada en la calle Mediabarba, y le recordaron que, por su estado de salud y, sobre todo, por el alto riesgo que entraña  para los ciudadanos, sería detenida si salía de su domicilio.

Finalmente, esta mujer rectificó, asegurándoles a los policías que observaría, escrupulosamente, las medidas estipuladas para los infectados por coronavirus.

Asimismo, reconoció que, en estos días, había frecuentado algunos establecimientos de alimentación y detalló con qué personas se había relacionado en las últimas dos semanas porque, todos ellas, por prevención, han de someterse a los test de detección del coronavirus. La Policía Nacional ha dado traslado de lo ocurrido al Juzgado de Guardia.