Lucena

Impagos a limpiadoras en institutos del sur de Córdoba: "Hay familias que lo están pasando bastante mal"

Jueves, 28 Noviembre 2019 13:14 Redaccion 
Estas trabajadoras responsabilizan a la Junta por contratar a una empresa conocida por sus reiterados incumplimientos y anuncian una huelga indefinida
Impagos a limpiadoras en institutos del sur de Córdoba: "Hay familias que lo están pasando bastante mal"
Más de 40 trabajadoras de la limpieza que desempeñan su oficio en centros educativos del sur de Córdoba denuncian los impagos de sus sueldos. Responsabilizan tanto a la Junta como la empresa externa que asume sus contrarios y avanzan que el 10 de diciembre comenzarán una huelga indefinida.

Al término de noviembre, es decir, en solo dos días, más de cuarenta trabajadoras del servicio de limpieza de institutos, conservatorios y escuelas de idiomas de Lucena, Luque, Doña Mencía, Priego, Cabra, Iznájar y Benamejí concluirán el segundo mes consecutivo sin percibir el sueldo de sus correspondientes nóminas.

La Junta de Andalucía ha adjudicado esta prestación pública, desde septiembre, a Tempo, una empresa, afirman estas limpiadoras afectadas, que, en los últimos años y en diversos puntos de la geografía española ha incurrido, frecuentemente, en impagos y, por tanto, incumplimiento de los respectivos pliegos de condiciones.

Estos negativos y consabidos antecedentes convierten en incomprensible, afirman, que la Delegación Territorial de Educación haya resuelto otorgar esta concesión, por un año, prorrogable a otro, a una sociedad cuya sede central se localiza en Barcelona.

Escuchamos a Rafi, una de estas trabajadoras. “Adjudicar esto sabiendo lo que iba a pasar; la Delegación está jugando con los sueldos de nosotras”.

Algunas de las afectadas suman 20 años en el mismo puesto de trabajo y aseveran que, nunca antes, habían sufrido retrasos en el cobro de sus mensualidades.

Estas mujeres se confiesan indignadas, desamparadas e indefensas, sensaciones y estados de ánimo que corrobora el testimonio de Carmen. “Las perjudicadas somos nosotras, que no hay manera, no sabemos qué hacer, dónde ir, con quién hablar; y si llamamos a la empresa es una mentira detrás de otra, te dicen que si las nóminas están para pagarlas, mentira, no las pagan, eso cogiendo el teléfono, que puede estar con el teléfono enganchada, 24 horas, y no lo cogen, que es no lo cogen, en caso de accidente laboral no sabemos adónde acudir”.

Los raquíticos salarios, la inexistencia de otros ingresos en las familias y la alarmante probabilidad de que esta tesitura se dilate agudizan situaciones francamente complicadas y que incumben y perjudican a sus allegados.

Lo relatan María Luisa y, de nuevo, Carmen.“Hay familias que lo están pasando bastante mal, porque, encima, los bancos, no entienden que la empresa no te pague, el banco te llama, les dices que no te han pagado, te cobran intereses”. “Hay muchas familias monoparentales, mujeres con hijos a su cargo y dependen de ese sueldo, no es muy boyante, porque lo que ganamos es ridículo, incluso hay un matrimonio que trabaja en la misma empresa y no ha cobrado”.

Simultáneamente a estos retrasos sistemáticos en los abonos de sus remuneraciones, la Junta continúa transfiriendo, puntualmente, el dinero estipulado a la empresa y ellas, día a día, prosiguen cumpliendo escrupulosamente con su jornada laboral. De lo contrario, se enfrentarían a un expediente disciplinario.

Loli ha querido expresar aquello que le gustaría manifestarles, directamente a los responsables de Tempo. “Que se pongan en la situación de nosotros, que llega un mes, tienes que hacer tus pagos, tienes que comer, te viene la luz, te viene el agua, y le dices la luz, a la Sevillana y a Endesa, lo mismo que te dice la empresa, que este mes no hay”.

En breve redactarán una protesta formal para registrarla en la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz y anuncian una huelga indefinida a partir del 10 de diciembre.

Por el momento, la Junta se limita a informar de que ya ha mantenido una reunión con los mandatarios de Tempo para trasladarles que este quebrantamiento contractual puede acarrear penalizaciones. En este sentido, avisa la Junta que adoptará acciones oportunas, sin precisarlas, si los impagos exceden del 3 de diciembre. La empresa adjudicataria únicamente admite una coyuntura financiera difícil y su voluntad de reconducir las demoras en la satisfacción de sus obligaciones.