Lucena

PSOE e IU deciden aumentar en un 6% el recibo del agua en Lucena

Miércoles, 27 Noviembre 2019 12:53 Redaccion 
Ambas formaciones argumentan esta medida en la consecución de un equilibrio financiero preceptivo
PSOE e IU deciden aumentar en un 6% el recibo del agua en Lucena
Los votos afirmativos de PSOE e Izquierda Unida determinan una subida del 6% en la factura del agua en Lucena, ratificada en la sesión plenaria de anoche, y efectiva a partir del próximo 1 de febrero.

El informe redactado por la empresa municipal, que gestiona este recurso público, justifica la proposición del aumento de la tasa por abastecimiento de agua potable en alteraciones como el incremento del capítulo de personal; o la significativa elevación, cifrada en un 17%, del precio fijado por Emproacsa. En su parámetro correspondiente, sin entrañar otra acentuación distinta, la modificación afecta igualmente al servicio de tratamiento y depuración de aguas residuales.

En el desequilibrio financiero, que motiva un segundo ejercicio consecutivo con resultado de déficit, también influye, señala el documento técnico, las escasas precipitaciones que, consiguientemente, conllevan una mayor compra de agua a la Diputación de Córdoba.

El equipo de gobierno socialista del Ayuntamiento de Lucena expone, al defender la aplicación de una subida del 6% en la ordenanza fiscal reguladora de la tasa por abastecimiento de agua potable, entre otros razonamientos, la congelación de la tasa mantenida desde 2013; o la obligación legal, a implementar un plan económico y financiero, derivada de la sucesión, en dos anualidades, de números rojos en las cuentas.

Mamen Beato, concejala delegada del Ciclo Integral del Agua, ilustraba la variación detallando que “lo que va a suponer para una familia normal, de cuatro miembros, es que el consumo medio sería de un euro al mes, más, 0,25 euros por persona; y tres euros al año por persona".

Únicamente Izquierda Unida, aparte del PSOE, respaldaba esta medida. Su portavoz, Miguel Villa, afirmaba que esta modificación es sostenible, nada ambiciosa, necesaria, en la pretensión de proporcionar un servicio público básico en condiciones óptimas y emplazaba, espetándoselo, al Partido Popular, si su solución consistía en reducir el salario de los trabajadores. “Por tanto, no creo –afirmaba-, que se pueda decir que aguas de Lucena, empresa pública, tiene algún elemento de derroche o mala gestión, en cuanto a la contención del gasto”.

Vox, a través de su portavoz, Antonio Hidalgo, únicamente basó su negativa en su tesis política general de rechazar cualquier acrecentamiento de la carga tributaria porque “nuestro programa económico está en total desacuerdo con cualquier subida de tasa o impuesto; por lo que, aunque la subida no es significativa, consideramos que no debemos apoyarla”.

Ciudadanos adujo que la adopción previa de otras decisiones hubiera evitado esta imposición del 6% y si bien aceptaba, en palabras de su portavoz, Jesús López, que es forzoso paliar el enorme desajuste presupuestario, no es el momento oportuno, a su juicio, para imputar más gastos a los contribuyentes. Por todo ello, proponían, sin éxito, limitar la elevación de la tasa en base al comportamiento del IPC desde 2013. Aludía a que “desde el año 2013 hasta la fecha es de un 3,1% y, sin embargo, la propuesta que se hace, es del 6%, viene a ser el doble del IPC”.

Agrega la formación naranja que la ejecución de las obras de reparación de la conducción de agua desde el Manantial de Zambra a Lucena hubieran evitado este ascenso en la tasa porque, precisaba López, actualmente se pierde la mitad del caudal que proviene de la pedanía ruteña, deficiencia que conlleva una adquisición importante de agua a la Empresa Provincial con el consiguiente impacto en el presupuesto.
 
El Partido Popular, y así lo manifestaba la edil María de la O Redondo, reiteraba que la gestión de Aguas de Lucena no es la idónea. Entre otras apreciaciones, consideran inadecuado que a las distintas áreas municipales se les exima del pago del consumo del agua a esta empresa municipal y alertaba, censurándolo, que, desde el 2014, el gasto de personal haya crecido en 250.000 euros. “En 2014, -apostillaba-,era 770,000 euros, y lo que se propone es 992.000 euros, más de un 30% lo que se ha subido a todos los trabajadores, si en todos los sitios se hubiera subido así, evidentemente, los impuestos de Lucena hubieran salido en todos los periódicos del mundo”.

En su intervención final, el alcalde, Juan Pérez, mencionó, respondiendo al PP, partido que demanda un cambio total y absoluto en la administración de Aguas de Lucena, que sus concejales también han pertenecido siempre al consejo de administración y son corresponsables de las decisiones articuladas.

Pérez aseguro que la nómina de personal, por la incorporación de trabajadores temporales, sí ha aumentado, en contraposición a la versión sostenida por el PP, y abundó en la compleja tesitura económica que padece Aguas de Lucena entidad que, incluso, ha suscrito, finalizaba una póliza de un millón de euros. En este sentido, replicaba que “Aguas de Lucena no está interviniendo en el abastecimiento y saneamiento de conducciones, porque no tiene capacidad para intervenir, y eso empieza a ser obsoleto, llegará el momento en que tengamos que sustituir todas las conducciones y no se está haciendo, no tiene capacidad de responder”.

Por último, repetía que, en los últimos siete años, mediando una crisis económica, contextualizaba Pérez, las tarifas no han experimentado adiciones y remataba su turno de palabra informando de que el Ayuntamiento impulsa convocatorias de subvenciones para aquellas familias que requieren de ayudas en el pago del suministro básico del agua.