Lucena

Autismo Córdoba implanta en Lucena su primer centro de servicios comarcal

Miércoles, 09 Octubre 2019 09:52 Redaccion 
Las nuevas instalaciones, ubicadas en la avenida Luis Alberto de Cuenca, distribuyen diversos compartimentos en 100 metros cuadrados
Representantes políticos, miembros de Autismo Córdoba y familias, a las puertas de la nueva sede. Representantes políticos, miembros de Autismo Córdoba y familias, a las puertas de la nueva sede.
La asociación Autismo Córdoba establece en Lucena su primera sede comarcal. Un centro asistencial que proporciona servicios y atención a una treintena de familias.

Niños y jóvenes, diagnosticados con trastorno del espectro autista, y residentes en localidades como Lucena, Priego, Cabra o Puente Genil, asisten, desde el pasado 1 de septiembre, a las nuevas dependencias gestionadas por la asociación Autismo Córdoba, en el número 50 de la avenida lucentina Luis Alberto de Cuenca. Es un objetivo, ya materializado, reflejado en los estatutos fundacionales y que evitará que numerosas familias, hasta cuatro veces a la semana, hubieran de circular durante más de 130 kilómetros, diariamente, para desplazarse a la capital.

Unas instalaciones, cuya superficie útil es de 100 metros cuadrados, y que los mismos padres de los usuarios, con sus propias manos, implicación y dedicación, han transformado en un espacio confortable, funcional y acogedor, como explica el presidente provincial, Miguel Ángel López, quien, matiza, que “aun a sabiendas de la demanda que había en zonas de la provincia como esta”, este proyecto “aparte de costoso es muy trabajoso y dificultoso para entidades, que las conducimos padres y madres, después de mucho trabajo y gracias al esfuerzo de todas las familias de aquí, de Córdoba y el apoyo de toda la directiva de Autismo Córdoba, y, por supuesto, el trabajo de los padres, porque, hay que hacer una apreciación importante, todo lo que veis aquí en este local, que ha sido reformado al completo, la reforma íntegramente la han hecho las propias familias de aquí”.

Varias empresas locales han contribuido a dotar de mobiliario y a remozar un local distribuido en varios compartimentos y en el que trabajan profesionales, cuatro en total, como psicólogos, logopedas y psicopedagogos. El presupuesto anual estimado es de 200.00 euros.

Hasta la fecha, este colectivo no ha percibido ninguna financiación pública. Tanto Miguel Ángel López, como el responsable en el sur de Córdoba, Antonio González, a quien la emoción ha desbordado al inaugurar oficialmente la sede, confían en obtener ingresos públicos, desde ahora, a través de diversas convocatorias.

María Jesús Botella, delegada territorial de Salud y Familias, que ha asistido a este acto pública, reconoce que este tipo de entidades asumen misiones y brindan ayuda que exceden de la capacidad de los Ayuntamientos, Diputaciones, Junta o Gobierno Central.

En su intervención, indicaba que “Autismo Córdoba hace una labor fundamental y es un paso adelante que haya abierto una delegación en Lucena, una delegación que va a seguir haciendo lo que hace en Córdoba, llegar adonde no llega la administración y estar con las familias que tienen niños con necesidades especiales, de una manera mucho más cercana y próxima de lo que podemos hacerlo la Administración”.

Representantes de todos los grupos políticos presentes en el Ayuntamiento de Lucena han acompañado a Autismo Córdoba, en su estreno corporativo en el municipio.

El alcalde, Juan Pérez, ha recordado que esta pretensión se ha demorado, a lo largo de los años, y, hasta cristalizarse, se han sucedido diferentes intentos inconclusos. El regidor ha verbalizado el compromiso del Consistorio con Autismo Córdoba por justicia e igualdad de derechos. En este sentido, sentenciaba que “al final, trabajamos por una sociedad, inclusiva, diversa, plural, en la que evidentemente, podamos, cada uno, ocupar el sitio que por derecho propio nos corresponde a todos y todas”.

Creo en ti es el eslogan de Autismo Córdoba, entidad que ya presta en Lucena servicios como atención psicológica y social, mejora de habilidades socio-emocionales, autocontrol personal o función ejecutiva de las personas con TEA, a través de terapias individualizadas.