Lucena

Implantado en Doña Mencía el centro de menores migrantes antes de su regreso a Lucena

Martes, 09 Abril 2019 13:15 Redaccion 
Un grupo de vecinos de Montemayor reclaman su permanencia en localidad por razones "solidarias y humanitarias"
Centro Menores SAMU. Centro Menores SAMU. Archivo
Los menores migrantes no acompañados, tutelados por la Junta de Andalucía, y que han permanecido desde enero en una finca rústica de Montemayor, residen desde el lunes de la pasada semana, día 1 de abril, en una casa ubicada en el paraje Buenavista de Doña Mencía.

El desacuerdo manifestado entre la Fundación Samu, entidad gestora de los recursos asistenciales provistos para estos adolescentes y jóvenes, y el propietario del inmueble alquilado en Montemayor para prolongar el contrato suscrito en enero, por un período de tres meses, ha originado el traslado a Doña Mencía. emplazamiento, en principio, exclusivamente provisional y que se contempla como solución transitoria hasta que culmine el procedimiento administrativo iniciado con el propósito de autorizar la instalación, de este servicio, en el módulo abril del Complejo Educativo de Los Santos de Lucena.

Por cierto, al conocer la noticia del cierre de este centro en Montemayor, un grupo de vecinos ha remitido un escrito, rubricado por 288 firmas, al director de la entidad responsable, reclamando, en base a motivos solidarios y humanitarios, la reanudación de la actividad en este municipio de la Campiña Sur. En el documento, los habitantes de Montemayor ponderan la adecuada integración cultural, social, educativa y deportiva de los migrantes y plantean, como vías alternativas, la habilitación de un albergue municipal o formalizar un contrato de alquiler en otra edificación, posibilidad, esta última, que SAMU descarta por su inviabilidad. Fuentes municipales han mostrado extrañeza ante la difusión, realizada por SAMU, de esta carta redactada por los vecinos y puntualizan que el propio Ayuntamiento facilitó recintos deportivos por las carencias de la casa dispuesta.

Por consiguiente, alrededor de unos 25 chicos, de entre 14 y 18 años,  han quedado alojados en una casa privada de Doña Mencía, y ya asisten, regularmente, a las aulas del instituto  y de la escuela de adultos. El tiempo estimado de estancia en esta localidad es de varios meses, sin especificarse un plazo concreto. En Montemayor, el número de MENAS alcanzó, en algunos momentos, el medio centenar, reduciéndose, finalmente, prácticamente a la mitad.

Simultáneamente, avanzan, en Lucena, los trámites pertinentes en la consumación de la cesión de un compartimento en el Complejo Educativo de Los Santos.

Un informe técnico ha de dilucidar si la fórmula ajustada a la normativa vigente consiste en un arrendamiento ordinario o una concesión demanial, por la afectación directa que subyace en un servicio público, una tipología  que, según coinciden diversas fuentes, adquiere mayor probabilidad.

La Fundación SAMU ya ha comunicado su beneplácito a unas condiciones que estipularán un canon y un marco temporal de unos cinco años y, a su vez, el Ayuntamiento acepta, de conformidad con Proyecto Hombre, desplazar a esta asociación al espacio denominado junio, más conveniente para las diversas terapias por su configuración seccionada, y ubicar a la organización dedicada a los menores extranjeros separados de sus padres en el módulo de junio, dependencia más diáfana y apropiada para el establecimiento de habitaciones.

Las reformas proyectadas por la Fundación SAMU, precisas en esta nueva residencia, requerirían de unos dos meses. Por otra parte, el preceptivo pronunciamiento plenario, descartado en la sesión de abril,  sufriría demoras por el proceso electoral y la nueva constitución de la Corporación por lo que, todos los indicios apuntan, a que el acceso definitivo al Complejo Educativo de los Santos se materializaría a la conclusión del verano.