Lucena

El Ayutamiento de Lucena reduce la deuda al 26% y admite "la baja" ejecución en inversiones

Domingo, 24 Marzo 2019 21:19 Redaccion 
La concejala de Economía y Hacienda, Araceli Bergillos, resalta el cumplimiento de los índices financieros y la derivación de partidas a los barrios
Araceli Bergillos, concejala de Hacienda Araceli Bergillos, concejala de Hacienda
La contabilización de los Fondos EDUSI y la recepción de subvenciones de tipología diversa han motivado el afianzamiento en los 50,3 millones del presupuesto consolidado del Ayuntamiento de Lucena al término del ejercicio 2018.

Un montante que implica un aumento del 11% en relación a la anualidad anterior. La edil de Economía y Hacienda, Araceli Bergillos, al amplificar su análisis financiero al conjunto del mandato corporativo que finaliza en junio, ha calificado de positiva la evolución por los sostenidos incrementos y la significativas inversiones, ejecutadas con fondos propios y externos, en los barrios. Al exponer su balance global, afirmaba que “en estos ejercicios, el presupuesto en inversiones ha sido importante, se han destinado, sobre todo, inversiones, por recursos propios y financiaciones externas, como preveíamos y era nuestra intención, al anillo que envuelve al centro, en el centro ya se invirtió en años anteriores”.

Bergillos ha apuntado que el equipo de gobierno ha abogado por consumar intervenciones más efectivas que llamativas, enumerando, entre otras, las sustituciones de las luminarias o el inicio de la reconstrucción de la canalización hídrica desde Zambra.

Al desmenuzar el penúltimo presupuesto diseñado y negociado como concejal delegada de Hacienda y Economía en el Ayuntamiento de Lucena, Araceli Bergillos se congratula por respetar, por cuarto año consecutivo, el objetivo de estabilidad presupuestaria y observar cualquier parámetro exigible en la concesión de financiaciones de entes y administraciones superiores.

La edil socialista ha cifrado en un 84% la materialización del gasto asignado al documento financiero del año 2018, escalando hasta el 95% la previsiones satisfechas en personal y desembolsos corrientes y financieros. En cambio, admite la anomalía en el epígrafe de inversiones, al descender el índice al 40%. Reconocía Bergillos que “la ejecución de presupuesto de gasto global, asciende al 84%, todos los capítulos de personal, gasto corriente, gasto financiero, cierran con más de un 95% de ejecución; si bien el capítulo con un porcentaje de ejecución más bajo es el de inversiones previstas en el presupuesto inicial, en torno al 40%”.

Bergillos achaca este desequilibrio a la contemplación de proyectos plurianuales, la priorización de actuaciones de urgencia por sucesos sobrevenidos como las inundaciones de marzo del año pasado; y al retraso en la aprobación del Manual de Procedimientos de la Estrategia EDUSI.

En otros bloques, ha señalado que el remanente de tesorería asciende a 250.000 euros, el superávit roza los 1,2 millones, el período medio de pago a proveedores nunca ha sobrepasado, asegura Bergillos, los 30 días, y, finalmente, distingue los 8,5 millones de deuda viva a largo plazo y los 2 millones, de este mismo concepto, relativos a un período corto, generando un índice de endeudamiento del 26%, “lejos del límite de obligado cumplimiento del 110%”.