Lucena

"Nunca comprenderé que no haya sitio en los templos de Lucena para los pasos de la Cofradía del Valle"

Jueves, 14 Marzo 2019 10:03 Redaccion 
La Titular Mariana de la Hermandad del Miércoles Santo iniciará la estación de penitencia desde una carpa y la junta de gobierno activa la ejecución de una capilla
Juan Roldán, Francisco Jesús Campos, Miguel Muñoz y Rafael Pineda. Juan Roldán, Francisco Jesús Campos, Miguel Muñoz y Rafael Pineda.
La Virgen de Amargura iniciará su estación de penitencia, este próximo Miércoles Santo, desde una carpa instalada en una superficie anexa a la ermita parroquial de la Sagrada Familia de Lucena, en el lugar que antiguamente ocupó una nave derruida por deficiencias estructurales y donde la Cofradía del Valle construirá una capilla que pretenden concluir antes del año 2020.

Miguel Muñoz Egea, hermano mayor de esta hermandad pasionista, ha recalcado, explícitamente, que todos los templos de la localidad han trasladado una respuesta negativa unánime a la petición formulada para acoger, provisionalmente, el inicio de la procesión del Cristo del Valle y la Titular Mariana. En años anteriores, esta corporación partió de iglesias como San Mateo, Madre de Dios o La Purísima, que, en cambio, sí vuelve a acepta acoger el término de esta catequesis pública.

El máximo representante de esta cofradía, que ha alabado el compromiso y la predisposición, del alcalde, Juan Pérez y del concejal de Urbanismo, José Cantizani, quienes, ha afirmado, han respaldado presencialmente las diversas gestiones eclesiásticas y urbanísticas, le ha lanzado el siguiente mensaje a Francisco Requerey. “Lo único que no entendimos fueron unas declaraciones de nuestro presidente de la Agrupación de Cofradías que decía que, si no teníamos ningún templo para salir que, le quitáramos el palio a la Virgen; creo que eso no es una postura sensata de una persona que nos representa a todas las cofradías, pero, evidentemente, la respetamos”

Exactamente, el inconveniente radica en la altura del palio, incompatible con la portada de la iglesia del Valle.

Por su parte, el párroco Francisco Jesús Campos Barrera, que ha manifestado su gratitud a los rectores de San Mateo, La Purísima y el convento de los Padres Franciscanos, por la hospitalidad y generosidad brindadas en Semanas Santas pretéritas, se ha pronunciado abiertamente crítico, dolido y reivindicativo con esta tesitura.

Exponía el sacerdote “con el montón de templos religiosos que tenemos aquí, que una imagen religiosa salga de una carpa, como si esto fuera un circo, pero en Lucena, con los templos grandiosos que hay, que una imagen de la Santísima Virgen, tenga que salir de una carpa, nunca lo comprenderé que no haya sitio para que se pueda poner un paso de los del Señor y paso de la Virgen, con los grandiosos templos que hay, que no son ermitas pequeñas, grandiosos templos; falta un poco de misericordia, falta un poco de compasión, pedimos compasión para los demás, pero en nuestra casa no”.

Campos Barrera no ha querido precisar quiénes son los principales destinatarios de sus reproches, si bien únicamente se vislumbran a sus homólogos o a los responsables de las cofradías.

Por otro lado, ha aseverado que quienes impiden la utilización de otros templos a la Cofradía del Valle obligan a esta hermandad, humilde y sencilla, ha indicado, a desembolsar 50.000 euros aproximadamente en la ejecución de una capilla cuando ya se proyecta, en el sector noroeste, de la propiedad que la Fundación Cortés y Jurado transmitirá al Obispado, la realización de una iglesia de amplias dimensiones donde radicará la Parroquia de la Sagrada Familia.

En esta coyuntura, la Cofradía del Valle ha activado una campaña de recepción de donativos puesto que, al tratarse de una parcela privada, perteneciente a la citada Fundación, queda excluida la opción de conseguir un aval del Obispado, que engloba la disposición de un expositor, los viernes de Cuaresma y los domingos antes de las misa de 12, en la explanada anterior al templo. Los colaboradores que aporten una cantidad igual o superior a 50 euros figurarán en una placa conmemorativa. Además, se combinarán acciones ordinarias como el Concurso de Paellas, previsto este próximo domingo, o la Feria del Marisco, fechada en octubre, con otras iniciativas extraordinarias promovidas por instituciones o empresas.

El plazo de ejecución de la Capilla, que en una segunda fase compartirá edificio con una Casa-Hermandad, es de un mes y medio o dos meses y se afrontará a la conclusión de la Semana Santa. Previamente, se acometerá el movimiento de tierras, la solería de hormigón fratasado, el forjado de cemento y los muros perimetrales con la finalidad de proveer de mayor estabilidad y dignidad a la carpa transitoria. El proyecto técnico, de este espacio que se extiende por 100 metros cuadrados, lo elaboran el arquitecto Rafael Pineda, quien también asume la planificación de la futura iglesia, y el aparejador Óscar Montilla.