Lucena

Los alumnos de Cocina del IES Juan de Aréjula de Lucena reclaman una solución inmediata para sus clases prácticas

Martes, 25 Septiembre 2018 18:02 Redaccion 
La adjudicación de la obra de reparación de las estructuras superiores del edificio de la Escuela de Hostelería no evita que la intervención finalice antes del segundo trimestre
Alumnos del IES Juan de Aréjula, en la puerta del ayuntamiento de Lucena. Alumnos del IES Juan de Aréjula, en la puerta del ayuntamiento de Lucena.
Los 40 alumnos del Ciclo de Grado Medio de Cocina y Gastronomía y de la FP Básica de Cocina y Restauración, enseñanzas ambas adscritas al instituto Juan de Aréjula de Lucena, reclaman una solución inmediata a la imposibilidad de disponer de espacios adecuados para la realización de sus esenciales clases prácticas.

Los deterioros en la estructura superior de la antigua Escuela de Hostelería y Turismo de Interior impiden la utilización de este edificio desde marzo y, aun cumpliéndose los plazos más favorables, hasta febrero no se reanudaría el uso de este inmueble municipal.

Una representación de los estudiantes ha entregado hoy un texto reivindicativo, y en el que denuncian incertidumbre y desinformación, en el Ayuntamiento. Ausente el alcalde, el concejal de Obras, José Cantizani, ha recibido el escrito y, en una reunión posterior, les ha comunicado que las obras de reparación de la cornist ya han sido adjudicadas, por 72.500 euros, a la empresa Ingeniería de la Construcción Cordobesa.

La indignación, la impotencia y la inquietud embargan a los alumnos matriculados en el instituto Juan de Aréjula de Lucena que cursan el Ciclo Medio de Cocina y Gastronomía y enseñanzas de Formación Profesional Básica, en la modalidad de Cocina y Restauración.

En el relato registrado en el Consistorio, y que, además, han remitido a otras fuerzas políticas, manifiestan que la perentoria demolición de las cornisas y la subsanación de daños interiores ocasionados por filtraciones y humedades aún ni se han iniciado, a pesar de que los desprendimientos se remontan a marzo de este año. Hasta su conclusión, las fundamentales sesiones prácticas no podrán impartirse en el edificio de la Avenida Blas Infante.

Tanto abril como en mayo, estos alumnos y sus sietes profesores hubieron de trasladarse a la Sala Gran Lucena, asumiendo los costes el departamento correspondiente.

Antonio José López, delegado del segundo curso del ciclo de Cocina, explica que “estamos hablando entre todos para haber si podemos, un grupo representativo de personas, asistir al Pleno para reivindicarlo y tomaremos todas las medidas que sean necesarias, si tenemos que ir a Diputación, iremos, si tenemos que hacer huelgas o manifestaciones, las haremos”.

José Cantizani, concejal de Obras, les ha especificado a estos estudiantes que la sociedad elegida para acometer la intervención dispone de 10 días para presentar la documentación adecuada, otras dos semanas en las que se ha de firmar el contrato y, a continuación, las obras deben empezar en un mes. Por último, el tiempo de ejecución queda estipulado en dos meses. “A nosotros nos han dicho que redactar un proyecto tiene sus plazos, pero han pasado siete meses, yo no creo que en redactar un proyecto se tarde siete meses y en ningún lado no nos dan ninguna solución”, replica Antonio José López, quien añade que “aunque llegue la hora y nos den el título, sin haber dado ninguna práctica, no nos sirve de nada, lo que queremos, antes que el título, es aprender, ¿con qué cara nos presentamos a una empresa, para buscar trabajo?”, pregunta retóricamente.

El equipo de gobierno se ha comprometido a entablar conversaciones con la Delegación Territorial y la Inspección con la finalidad de convenir medidas transitorias.