Lucena

Padres y profesores del CEIP Virgen de Araceli de Lucena recogen firmas para "apoyar la instalación del comedor escolar"

Martes, 22 Mayo 2018 16:34 Redaccion 
La oposición en bloque del Ayuntamiento rechaza que la adecuación del edificio se sufrague con fondos municipales al considerar que la competencia corresponde a la Junta
Entrada del colegio Nuestra Señora de Araceli. Entrada del colegio Nuestra Señora de Araceli.
La Asociación de Padres y Madres de Alumnos y el equipo directivo del colegio público Nuestra Señora de Araceli de Lucena impulsan una campaña de recogida de firmas “en apoyo a la instalación de un comedor escolar”. Esta es la segunda acción conjunta de ambos colectivos después de la publicación de un comunicado, previo al Pleno extraordinario en el que los grupos de la oposición ratificaron su negativa a que los gastos de adecuación se extrajeran de las arcas municipales, en el que pedían que se respetara el acuerdo suscrito en febrero entre el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía. La fórmula aceptada por ambas instituciones obligaba al Consistorio a satisfacer el importe relativo a la remodelación del edificio donde se ubicaría este servicio complementario –una actuación primero cuantificada en 40.000 euros y, posteriormente, incrementada hasta los 147.000 euros-, ocupándose la Administración andaluza de abonar el dinero relativo a equipamiento y funcionamiento.

Docentes y padres de los estudiantes exponen que este recurso educativo y social “ha sido solicitado durante muchos años por la comunidad educativa” y añaden que “la falta de acuerdo entre los grupos políticos y la subida de precio en el proyecto de rehabilitación –tres detectarse problemas graves en la instalación eléctrica- hacen peligrar el servicio concedido”.

En el texto que justifica el respaldo, a través de rubricas, exponen que demandan “apoyo ciudadano para que se habilite el edificio ya que una vez puesto en funcionamiento el servicio es un gasto a cubrir por la Consejería de Educación”. Por último, resaltan que el comedor “repercute directamente en las familias lucentinas que necesitan el comedor escolar para compatibilizar sus tareas familiares y laborales así como para otras que presentan dificultades económicas y podrán beneficiarse de las subvenciones o gratuidad del mismo”.

El Partido Popular, Ciudadanos, Izquierda Unida y el edil no adscrito Vicente Dalda se unieron, en la última sesión, de naturaleza extraordinaria, para aprobar una moción en la que plantean a la Junta –a la que consideran titular única de esta competencia educativa- que el Ayuntamiento adelante el presupuesto atribuido a la reforma del inmueble, exigiendo, la devolución de la cuantía integra, en un plazo máximo de un año. Además, se requerirá que se pronuncien, sobre la prioridad de este comedor, a la red de directores de los centros educativos de Lucena y a la Federación Surco, que engloba a los colectivos de padres y madres.