Cabra

Cabra, ciudad libre de roedores gracias a la lechuza común

Martes, 09 Agosto 2016 14:27 Redaccion  Ángeles Costa

El Ayuntamiento egabrense participa desde hace cinco años en una campaña para la recuperación de este ave rapaz en los espacios urbanos

Cabra, ciudad libre de roedores gracias a la lechuza común

Ver a un ratón en la localidad cordobesa de Cabra es cada vez más difícil. Los roedores son el alimento principal de la lechuza común, un ave rapaz que, desde hace cinco años, sobrevuela el cielo del municipio de la Subbética por las noches gracias a un proyecto para su recuperación y reintroducción en los espacios urbanos. 

La iniciativa se ha implantado en Cabra gracias a la asociación Abanto, destinataria de las lechuzas procedentes de los Centros de Recuperación de Especies Amenazadas (CREA) de la Junta, quien se encarga de criarlas y alimentarlas con la colaboración del Ayuntamiento, a través de la delegación de Medio Ambiente. El concejal del área, Juan Ramón Pérez Valenzuela, explica que el proceso de alimentación y criado de estas aves se denomina “hacking de lechuzas”, de forma que no noten la presencia humana. Para ello, se fabrican unas cajas nido  de diseño especial. 

En estos días, siete pequeñas “damas blancas”, como se conoce también a la lechuza común, han llegado a Cabra donde, en el último lustro, se ha conseguido reintroducir a una treintena. 

La colaboración del Ayuntamiento de Cabra con esta campaña se basa en la difusión, en aportar la alimentación de las lechuzas y en la cesión de edificios municipales para la instalación de los criaderos. A cambio, el municipio se mantiene a raya de roedores. Cada lechuza puede ingerir hasta un centenar de ratones en un mes.  

Desde Cabra también se está ayudando a solventar la que podría haber sido la desaparición de la especie por culpa de la acción humana, que las consideraba dañinas.

Desde distintos Institutos de Enseñanza Secundaria del municipio también se está colaborando con este proyecto mediante la fabricación de cajas nido, por parte de estudiantes de tecnología, o para el aprendizaje práctico en la asignatura de Conocimiento del Medio. 

Cada lechuza es anillada por los voluntarios de la asociación Abanto y se ha comprobado, que no todas las reintroducidas en Cabra, se han quedado en el municipio, si no que han sido avistadas en otras localidades cercanas.